Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Alimentación y depresión, una relación muy tóxica

depresion alimentos

as.com

El consumo de ácidos grasos trans de la comida “basura” o bollería industrial, grasas saturadas y carnes rojas y procesadas, es un factor de riesgo para desarrollar una depresión.

Una alimentación saludable conlleva relacionada una vida saludable, desde la mente a la parte fisica. Por eso es tan importante comer bien y hacer ejercicio, baremos recién añadido en la pirámide alimenticia.

Y es que según la Sociedad Española de Psiquiatría, entre el 10 % y el 15 % de la población, tendrá alguna vez un cuadro depresivo en su vida. La depresión afecta a una de cada 5 mujeres y a uno de cada 10 hombres, de manera que se calcula que sólo en España hay hasta 1,5 millones de personas con depresión.

Depresión, un enemigo silencioso

La depresión es una enfermedad con muchas incógnitas, sobre todo las relacionadas a sus causas. De hecho, se cree que la causa no se encuentra en un único factor, sino en la combinación de varios factores de riesgo.Entre ellos se encuentran la dieta, el sueño o el ejercicio. Los especialistas de mediQuo, explican cómo puede afectar la alimentación al desarrollo de la depresión.

“La respuesta a cómo la dieta puede influir en nuestro estado de ánimo hasta el extremo de ser un motivo para desarrollar depresión o ansiedad, la encontramos en lo que se conoce como sistema nervioso entérico (SNE)”, afirman los especialistas de mediQuo.

El SNE es la parte del sistema nervioso que se encarga de regular nuestro aparato digestivo y se encuentra en las capas que revisten nuestros órganos digestivos. De ahí la estrecha relación del estado de ánimo con enfermedades como el síndrome de colon irritable o con síntomas como la diarrea, el estreñimiento o la acumulación de gases.

Eso sí, los especialistas tienen claro que no hay evidencias de que una dieta determinada pueda curar la depresión, aunque hay que tener en cuenta que una dieta poco adecuada (igual que una vida sedentaria o un mal hábito de sueño) puede suponer un factor de riesgo para desarrollarla.

Modificar la dieta para evitar una depresión

Eso sí, y dado que todo está relacionado, la dieta adecuada para prevenir la depresión y otras alteraciones de los estados de ánimo debería incluir:

  • Seguir patrones de dietas tradicionales, como la dieta mediterránea.
  • Usar aceite de oliva para cocinar y aderezar las ensaladas.
  • Reducir en el consumo total de carne, recomendando carne blanca en lugar de carne roja o procesada.
  • Preparar salsa casera de tomate, ajo, cebolla y especias con aceite de oliva para aderezar las verduras, pasta, arroz y otros platos.
  • Evitar el consumo de mantequilla, crema, comida rápida, dulces, pasteles y bebidas endulzadas con azúcar.
  • El consumo moderado de vino tinto (dos copas al día para los hombres y una copa diaria para las mujeres).
  • Aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales enteros, frutos secos y semillas.
  • Tomar alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados con Omega3.
  • Evitar procesados y comida rápida, así como exceso de azúcares simples.