Deporte y Vida

SALUD

Un equipo español logra curar el cáncer de páncreas por primera vez

cáncer páncreas

Óscar J.Barroso

Europa Press

Según informa el equipo del doctor Mariano Barbacid, encargado de la investigación, es un primer paso ya que esta terapia no estará disponible para humanos hasta dentro de cinco años.

El cáncer de páncreas, uno de los más agresivos que existen, afecta en España a unas 8.000 personas cada año, y tiene una tasa de supervivencia, a los cinco años de su diagnóstico, de solo el 5 %. En Estados Unidos constituye ya la tercera causa de muerte, por detrás solo del cáncer de pulmón y el de colon, y su mortalidad supera ya en España al del cáncer de mama.

En España la incidencia del cáncer de páncreas se considera "media" al ser similar al resto del mundo (unos 6,6 casos por cada 100.000 habitantes al año en hombres y 3,9 en mujeres), pero con un ascenso muy importante durante las últimas décadas. Y, pese a todo, hay buenas noticias.

Se cura el cáncer de páncreas por primera vez

Un equipo liderado por investigadores españoles ha logrado por primera vez en ratones eliminar por completo el cáncer de páncreas, un avance que abre la vía al desarrollo de terapias efectivas contra este tipo de tumores, que tiene una altíma tasa de mortalidad.

El equipo, liderado por el doctor Mariano Barbacid, jefe del grupo AXA del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha logrado este descubrimiento combinando la eliminación de dos dianas moleculares (denominadas EGFR y c-RAF) relacionadas con el gen responsable de la iniciación de más del 95 por ciento de este tipo de tumores (el oncogen KRAS).

Se trata de "un primer paso", según Barbacid, en que hay que seguir investigando, en que la aplicación de este tipo de terapias no estará disponible para humanos en un plazo de al menos cinco años, y en que por lo tanto no sirve para los enfermos que en la actualidad padecen este tipo de cáncer.

Los propios autores de la investigación han explicado que el éxito de estas terapias experimentales no es una garantía de que vaya a funcionar en pacientes, pero esa actividad se considera como un paso previo esencial para el desarrollo de ensayos clínicos.