Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Dieta nórdica: tan sana como la dieta mediterránea

dieta nórdica

Seafood from Norway

Más allá del pescado, las bayas, la caza, el estilo de vida conectado con la naturaleza y la concienciación del cuidado con el medio ambiente, han hecho de la dieta nórdica un modelo a seguir.

Que la dieta es la base de nuestra salud es de sobra conocido. Que nos condiciona el lugar donde vivimos, es obvio. Pero podemos intentar acercarnos a la dieta que más nos guste con algunos sencillos pasos.

Y es lo que vamos a aprender hoy de la mano del nutricionista griego Fedon Alexander Lindberg, afincado desde hace años en Noruega, colabora con Seafood From Norway en la ciudad de Tromso desde hace años, y es una de las voces más autorizadas para hablar de la dieta nórdica, a la que él siempre busca similitudes con la dieta mediterránea.

Así es la dieta nórdica

Áún con un clima frío, los nórdicos viven en contacto con la naturaleza constantemente.

¿Cuáles son las reglas básicas de la dieta nórdica?

La dieta nórdica destaca los alimentos locales, de temporada y nutritivos de Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia. Es bastante similar a la dieta mediterránea tradicional (de hecho, su inicio se basó en esta última, pero cambiando alimentos que no crecen en los países nórdicos por alimentos locales) en que enfatiza los granos integrales como la cebada, el centeno y la avena, las bayas, las verduras, los pescados grasos y las legumbres, y es baja en dulces y carnes rojas.

Al igual que la dieta mediterránea se basa en plantas. Sin embargo, en lugar de aceite de oliva, la dieta nórdica es rica en aceite de colza (aceite de canola). Similar al aceite de oliva en la composición de ácidos grasos, aunque no idéntico, el aceite de canola tiene un alto contenido de grasas monoinsaturadas saludables para el corazón y también tiene ácido omega 3 alfa-linolénico, que no se encuentra en el aceite de oliva.

Sin embargo, el aceite de colza no tiene, ni mucho menos, la misma documentación científica sobre beneficios para la salud en comparación con el aceite de oliva. Una búsqueda en la base de datos médica pubmed.com hecha el 26 de marzo de 2019 arrojó 10.125 publicaciones científicas sobre "aceite de oliva", mientras que solo hubo 1.917sobre el "aceite de colza" y 813 del "aceite de canola".

Tanto la dieta mediterránea como la nórdica incluyen una cantidad moderada de pescado, huevos y productos lácteos y cantidades limitadas de alimentos procesados, dulces y carnes rojas.

Un punto importante a tener en cuenta es que la dieta nórdica es más sostenible que muchas otras dietas porque enfatiza las plantas y el abastecimiento de proveedores locales, lo que reduce la huella de carbono de la dieta. Sin embargo, este fue también el caso de la dieta mediterránea tradicional, que existía antes de la industrialización, la globalización, la agricultura intensiva y el transporte.

¿Hay características o preceptos que podamos aplicar a la dieta mediterránea?

Más que la dieta en términos de alimentación, los países mediterráneos pueden aprender más de los nórdicos en términos de forma de vida. La palabra "Dieta" proviene del griego antiguo "Diaita", que significa "forma de vida", no una tortura de corta duración. Los escandinavos, pero también los mediterráneos en el entorno rural, viven una vida al aire libre y mantienen una conexión profunda con la naturaleza. Siguen haciendo comidas familiares juntos alrededor de la mesa y su estilo de vida es simple y sin pretensiones.

De hecho, hay más similitudes que diferencias entre la (nueva) dieta nórdica y la (antigua / tradicional) dieta mediterránea. El énfasis en los productos locales es algo que también los países mediterráneos deberían esforzarse por conseguir en mayor medida, además de limitar la carne roja en favor del pescado / marisco y las proteínas de origen vegetal.

Aún así, la Dieta Mediterránea tiene un respaldo científico sustancialmente más fuerte que la Dieta Nórdica, que después de todo es un concepto relativamente nuevo. Una búsqueda en la base de datos médica pubmed.com el 26 de marzo de 2019 arrojó 3.966 publicaciones científicas sobre "Dieta mediterránea" y 113 de la "Dieta Nórdica".

Sin embargo, la Dieta Mediterránea se enfrenta a la creciente competencia de la Dieta Escandinava y Nórdica moderna, que, según los científicos, es igualmente saludable. El aceite de oliva, las verduras, los cítricos y los cereales sin refinar del Mediterráneo encuentran a sus primos igualmente saludables en el aceite de colza, la cebada, la avena y el centeno, el alce y el caza, así como bayas como los arándanos, los arándanos rojos y las moras.

Comparativamente saludable a la reconocida y “bañada” por el sol dieta Mediterránea, la comida, la dieta y el estilo de vida de los escandinavos en el norte se están haciendo cada vez más populares, por varias buenas razones: es tan exótico, sabroso, inherentemente sano, puro, simple y sin pretensiones.

Otra razón es el hecho de que mientras que los países escandinavos y nórdicos en general tuvieron una alta incidencia de enfermedades cardiovasculares en los años 50 y 70, en comparación con la bajísima incidencia en el sur de Europa (Grecia, Italia), según recoge el Estudio de los Siete Países Ancel Keys (el primer estudio que acuñó el término “Dieta Mediterránea”) debido a los exitosos, consecuentes e importantes esfuerzos de las autoridades de estos países, la incidencia de enfermedades cardiovasculares es ahora menor en Noruega y Suecia que en Italia y Grecia.

Sin embargo, esto no ha sido solo el resultado de la dieta, sino de otros cambios importantes en el estilo de vida, incluido el éxito en la reducción considerable del número de fumadores, mientras que el hábito de fumar se ha incrementado por ejemplo en Grecia, donde hay el doble de fumadores que en los países nórdicos. Los países escandinavos también han mantenido y promovido un estilo de vida físicamente activo incluso en sus ciudades más grandes, mientras que la mala planificación y el considerable aumento de la población urbana ha ocasionado problemas en muchas de las grandes ciudades de los países del sur del Mediterráneo, contribuyendo de manera negativa a la salud de sus habitantes.

La OMS y varios expertos en nutrición están alabando los esfuerzos de los países escandinavos y nórdicos y el efecto positivo del estilo de vida nórdico moderno, mientras que parece que los países mediterráneos, debido a la globalización y la adopción de una dieta, estilo de vida y el crecimiento de las ciudades más inspirados en los EE. UU., se alejaron de sus dietas tradicionales, causando un tremendo aumento en la obesidad (sobre todo en la obesidad infantil) y la diabetes. Curiosamente, la incidencia de enfermedades cardíacas sigue siendo baja en Grecia en comparación con la mayoría de los demás países y la esperanza de vida es una de las más altas de Europa, lo que indica que más que la dieta es importante para la buena salud y la longevidad (mentalidad, vínculos familiares, exposición al sol, etc.).

El problema en el sur de Europa es la dieta moderna de su población, que se ha alejado de su dieta tradicional (aunque muchos elementos positivos inalterables, por ejemplo, Grecia tiene el mayor consumo per cápita de aceite de oliva en el mundo y el mayor consumo de frutas y verduras en Europa.

El salmón es uno de los productos claves de la dieta nórdica. Incluso en hamburguesa.

¿Si queremos perder peso, es un buen ejemplo de dieta a seguir?

Tanto la dieta nórdica como la dieta tradicional mediterránea son patrones dietéticos saludables que pueden ayudar a perder peso, siempre y cuando uno logre crear un balance energético negativo (menos energía de los alimentos que se consumen que la que se utiliza).

¿Es el consumo de pescado la clave de la dieta nórdica?

De hecho lo es, junto con las bayas y tubérculos. Los noruegos tienen un balance de ácidos grasos omega 3/6 mucho más saludable que otras naciones debido al mayor consumo de pescado y mariscos y el aporte regular de aceite de hígado de bacalao, que cuenta con una larga tradición.

¿Acudir al mercado a diario en busca de productos de temporada es fundamental para comer bien?

Ser consciente tanto al comprar productos de alimentación como al prepararlos en la cocina es más importante que la frecuencia con la que uno va al mercado. Con las soluciones modernas como los refrigeradores y los congeladores, no es esencial ir al mercado todos los días, sino planear con anticipación y proveerse de productos naturales y saludables. Hacer la compra y comer de manera consciente es clave para comer y vivir bien.

¿A qué puede deberse la falta de vitamina D en la población española si tenemos sol gran parte del año?

La deficiencia de vitamina D es de hecho una pandemia y afecta a todos los países del mundo, tanto a aquellos con más y menos sol. Hay muchas razones para esto. En los países nórdicos hay una evidente falta de sol durante la temporada de invierno y las bajas temperaturas no permiten que las personas se expongan a la luz solar. También en España, incluso en días soleados de invierno, las temperaturas no son lo suficientemente altas como para permitir la exposición al sol de partes más grandes del cuerpo.

En España, como es el caso en otros países del sur de Europa e incluso en los trópicos y en todo el mundo, se ha aconsejado a la población que evite el sol para prevenir el cáncer de piel. Si bien es cierto que la exposición intensa a la luz solar directa puede causar un envejecimiento prematuro de la piel y aumentar el riesgo de cáncer de piel, este riesgo es mucho mayor cuando la vitamina D es baja y uno recibe una exposición intensa al sol en períodos más cortos, como en las vacaciones de verano.

De hecho, tener niveles óptimos de vitamina D es crucial para el sistema inmunológico y puede reducir considerablemente el riesgo de infecciones y la mayoría de las formas de cáncer. La fuente básica de la vitamina D es la exposición a la luz solar y, en menor grado, los alimentos, principalmente pescado y mariscos. Sin embargo, muchas personas necesitan un complemento de vitamina D, especialmente durante el invierno e idealmente después de los análisis de sangre para alcanzar niveles óptimos con dosis individualizadas.

¿Cómo ha variado la alimentación en los últimos 20 años para ver que poca gente sabe cuáles son los productos de temporada?

Vivimos en un mundo globalizado con una mayor disponibilidad de alimentos de cualquier parte del mundo, durante todo el año. Esto ha llevado a un menor conocimiento e importancia de elegir productos de temporada en muchos países. Sin embargo, la concienciación sobre el cambio climático y la protección del medio ambiente también está llevando a un cambio en esto.

Si acudimos ahora a Noruega, ¿qué es lo que no podemos perdernos de su gastronomía?

La fantástica variedad de pescados y mariscos locales, caza (alces, renos, venados) y bayas locales.