Deporte y Vida

CÁNCER DE COLON

Los pólipos, claves para tratar el cáncer de colon

cancer colon

Andreu Dalmau

EFE

"Hay que tenerle miedo al cáncer, no a su diagnóstico… A más precozmente se detecte, menores serán las consecuencias", nos cuenta el jefe de la Sección de Tumores Digestivos de MD Anderson Cancer Center Madrid.

El 31 de marzo se celebra el Día Mundial del Cáncer de Colon, el tumor más frecuente en España, con casi 45.000 personas (hombres y mujeres) diagnosticadas cada año. En torno al 80% de los casos de cáncer de colon son esporádicos, lo que significa que su causa es inespecífica o indeterminada.

El otro 20 % de los cánceres de colon son hereditarios. Las personas con un familiar de primer grado con cáncer de colon tienen más probabilidades de padecer la enfermedad, de ahí la importancia de la revisiones periódicas para una detección precoz. En este sentido, a pesar de que su incidencia aumenta progresivamente cada año, hay casi un 90 % de posibilidades de curación si se detecta precozmente.

Cáncer de Colon, la clave está en los pólipos

El cáncer de colon no produce síntomas en sus fases iniciales. La mayoría de los cánceres de colon comienzan como un pólipo, una pequeña masa no cancerosa en la pared del colon que puede aumentar de tamaño y transformarse en un cáncer. Conforme crecen los pólipos, pueden sangrar u obstruir el intestino.

Para conocer más sobre este cáncer, hemos entrevistado para Deporte y Vida al doctor José María Viéitez, jefe de la Sección de Tumores Digestivos de MD Anderson Cancer Center Madrid.

Los cribados son claves para tratar los pólipos que pueden derivar en cáncer de colon.

¿Cuál es el aumento del cáncer de colon los últimos 10 años?

Según los datos de SEOM del 2017, los cinco tumores más frecuentemente diagnosticados en varones en España en el año 2015 fueron próstata (33.370 casos), colo-recto (24.764 casos), pulmón (22.430), vejiga (17.439) y estómago (5.150 casos). En mujeres, los cinco tumores más frecuentemente diagnosticados en España en 2015 fueron el cáncer de mama (27.747), colo-recto (16.677), cuerpo uterino (6.160), pulmón (5.917) y vejiga (3.654).

En los últimos 20 años, el número de tumores diagnosticados ha experimentado un crecimiento constante en España debido no sólo al aumento poblacional, sino también a las técnicas de detección precoz y al aumento de la esperanza de vida (ya que el riesgo de desarrollar tumores aumenta con la edad)

El cáncer colorrectal es el que ha aumentado más su incidencia en los últimos 20 años, y en el año 2015 (datos publicados en el 2017) en España ha sido de 41.441 casos frente a 33.370 de la próstata y a 28.347 del pulmón y a 27.747 de la mama.

¿Cuáles son los primeros síntomas y por los que debemos alertarnos?

Los síntomas dependen en gran medida de la localización. Los tumores que nacen en el colon ascendente descendente y trasverso producen con mas frecuencia un sangrado crónico y no perceptible que da lugar a una anemia ferropénica que es la que lleva al diagnóstico en su estudio.

Los síntomas generales suelen resumirse en:

  1. Un cambio en tus hábitos intestinales, como diarrea o estreñimiento, o un cambio en la consistencia de las heces que dura más de cuatro semanas.
  2. Afilamiento de las Heces
  3. Sangrado rectal o sangre en las heces
  4. Malestar abdominal persistente, como calambres, gases o dolor
  5. Sensación de que no vaciaste por completo los intestinos
  6. Debilidad o fatiga
  7. Adelgazamiento sin causa aparente

 ¿Influye la alimentación?

En la mayoría de los casos, no se sabe con certeza qué es lo que provoca cáncer de colon. Los médicos saben que el cáncer de colon ocurre cuando las células sanas del colon presentan errores en su constitución genética, es decir, en el ADN.

Menos del 10 % de los casos tienen un componente hereditario conocido, y sabemos que el resto de los tumores (mas del 90%) tienen unas alteraciones genéticas adquiridas a lo largo de la vida, y por lo tanto no hereditarias que están en relación a multitud de factores, muchas de ellos modificables como son:

  • Edad avanzada. La gran mayoría de las personas con diagnóstico de cáncer de colon tienen más de 50 años. El cáncer de colon puede presentarse en personas más jóvenes, pero con una frecuencia mucho menor.
  • Raza afroamericana. Los afroamericanos tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer de colon que las personas de otras razas.
  • Antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos. Si ya tuviste cáncer de colon o pólipos adenomatosos, tienes mayor riesgo de padecer cáncer de colon en el futuro.
  • Enfermedades inflamatorias intestinales. Las enfermedades inflamatorias crónicas del colon, como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Síndromes heredados que aumentan el riesgo de sufrir cáncer de colon. Los síndromes genéticos transmitidos a través de las generaciones de tu familia pueden aumentar el riesgo de tener cáncer de colon. Estos síndromes comprenden la poliposis adenomatosa y el cáncer colorrectal hereditario no poliposo, también conocido como «síndrome de Lynch».
  • Antecedentes familiares de cáncer de colon. Tienes más posibilidades de padecer cáncer de colon si tienes un padre, hermanos, hermanas o hijos con esta enfermedad. Si más de un miembro de tu familia tiene cáncer de colon o de recto, el riesgo es aún mayor.
  • Una dieta con bajo contenido de fibra y alto contenido de grasas. El cáncer de colon y el cáncer de recto pueden estar asociados a una dieta con bajo contenido de fibra y con alto contenido de grasas y calorías. Se han obtenido resultados contradictorios en las investigaciones de este campo. Algunos estudios descubrieron un mayor riesgo de padecer cáncer de colon en personas que consumen mucha carne roja y carne procesada.
  • Un estilo de vida sedentario. Si eres inactivo, es más probable que tengas cáncer de colon. Realizar actividad física de forma regular puede reducir el riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Diabetes. Las personas con diabetes y resistencia a la insulina tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Obesidad. Las personas obesas presentan un mayor riesgo de tener cáncer de colon y de morir a causa de esta enfermedad en comparación con las personas cuyo peso se considera normal.
  • Fumar. Las personas que fuman pueden correr un mayor riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Alcohol. El consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de padecer cáncer de colon.
  • Radioterapia contra el cáncer. La radioterapia dirigida al abdomen para tratar casos de cáncer previos aumenta el riesgo de padecer cáncer de colon y cáncer de recto.

¿Qué debemos hacer para intentar llevar una vida más sana?

Hay personas que tienen la suerte de disfrutar de con un estilo de vida saludable. Son personas deportistas que nunca han fumado ni bebido. Por lo tanto son más delgados, con menos riesgo de desarrollar diabetes y con una alimentación rica en frutas, verduras y fibras en general. Esos afortunados no tienen que hacer gran cosa…

Pero el resto de los mortales tenemos que buscar nuestro lugar en el mundo del deporte empleando nuestra inteligencia y el sentido común: hay que buscar un deporte y una dieta saludables que se adapten lo mas posible a nuestro modo de ser. Esto es muy importante ya que si la dieta que nos imponemos y el estilo de vida son demasiado exigentes podríamos claudicar en poco tiempo… el truco es llegar a disfrutar con esa dieta y ese ejercicio que nos imponemos.

¿Cómo se hace frente a un diagnóstico de cáncer de colon? ¿cuáles son los pasos a seguir?

  • Calma: las posibilidades de curación son altas.
  • Ir sin prisa, pero sin pausa en los estudios.
  • Apoyarse en su oncólogo.
  • Pedir ayuda si se necesita: amigos, familia psicooncólogos…
  • Mantenerse informado e informar puntualmente de los problemas a los profesionales: es mejor excederse en la información que quedarse corto, su oncólogo podrá discriminar lo que es importante.

¿Cambia radicalmente la alimentación?

La alimentación reduce la incidencia del cáncer de colon, aunque no radicalmente. No obstante este punto no ha de minimizarse porque previene muchos otros problemas: obesidad, diabetes, arteriosclerosis, neoplasias de esófago, estómago, mama… Por lo tanto aquellos que cuiden su alimentación tendrán una pequeña pero sustancial reducción de problemas médicos en multitud de patologías incluyendo las neoplasias de origen digestivo.

¿Qué se nos olvida siempre y qué debemos tener en cuenta ante este cáncer?

Hay que tenerle miedo al cáncer, no a su diagnóstico… A mas precozmente se detecte, menores serán las consecuencias de su tratamiento. Es el único tumor que se llega a tratar en su fase PRE-TUMORAL: los pólipos. Por eso es tan importante que la población se adapte a los programas de cribado.