Deporte y Vida

CALVICIE

Alopecia androgenética: cómo mejorar la densidad capilar y frenar la caída del cabello

alopecia, androgenética, tratamientos, mesoterapia capilar, calvicie, alopecia, caída cabello, daño cutáneo, trasplante capilar, injerto cabello, FUSS, FUE

as.com

Si notas el pelo más fino y más claro, seguido de la pérdida de volumen y densidad capilar, estás ante el primer indicio de que algo puede estar pasando en tu cabeza.

Si notas el pelo más fino y más claro, seguido de la pérdida de volumen y densidad capilar, es que algo está pasando en tu cabeza. Ante semejante panorama existen dos opciones, asumir que la calvicie puede llegar para quedarse o combatirla si ese es tu deseo y clínicamente se cumplen todos los requisitos para hacerlo.

La pérdida del cabello responde a diversos motivos que tienen que ver con factores hormonales y hereditarios, aunque también con otros que hacen referencia al estrés, a determinados tratamientos médicos o a unos malos hábitos relacionados con el estilo de vida. Y afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque obviamente son ellos quienes más expuestos están.

Por su parte, la alopecia androgenética, que tiene una origen principalmente hereditario, es la forma más común de calvicie. "Afecta hasta al 80% de los hombres y al 40% de las mujeres en algún momento de la vida. Su frecuencia aumenta con la edad y su causa es multifactorial de manera que influyen sobre todo la genética y las causas hormonales, por lo que suele aumentar tanto su incidencia como su intensidad con la edad y, en mujeres, especialmente después de la menopausia", explica la doctora Ángela Hermosa Gelbard, especialista en Dermatología del Hospital Quirónsalud San José de Madrid.

En este tipo de alopecia se produce una pérdida de la densidad capilar hasta su desaparición en zonas específicas del cuero cabelludo, en las cuales los folículos pilosos tienen más receptores de andrógenos (hormona masculina): estas zonas son en hombres las entradas y la coronilla, mientras que en las mujeres la pérdida de densidad capilar suele ser más difusa”, añade la experta.

Diagnóstico y tratamiento

Afortunadamente, este tipo de alopecia en estadios iniciales e intermedios es reversible, es decir, se puede frenar e incluso recuperar, mientras que en estadios finales la unica solución es el trasplante capilar por lo que lo más recomendable es, ante la más mínima sospecha o síntoma, buscar un diagnóstico temprano y el consejo de un profesional. Llegado ese momento será posible actuar con la mayor celeridad posible y plantearse alguno de los tratamientos que destaca la doctora Ángela Hermosa Gelbard:

· Un tratamiento novedoso para mejorar la densidad capilar en la alopecia androgenética es la mesoterapia capilar con microinyecciones de dutasteride; este tratamiento consiste en administrar un fármaco antiandrógeno directamente a nivel de los folículos pilosos mediante múltiples inyecciones en el cuero cabelludo bajo anestesia local para que el procedimiento sea indoloro.

· Entre los tratamientos médicos empleados para mejorar la densidad capilar en mujeres se encuentra el minoxidil, que clásicamente se ha utilizado por vía tópica (en forma de líquido o espuma que se aplica diariamente sobre la piel cabelluda) ;

· Sin embargo, desde hace poco tiempo, se pueden utilizar formulaciones que permiten tomarlo vía oral en pacientes que no son constantes aplicándose tratamientos tópicos, bien por falta de tiempo o porque el producto les ensucia el pelo.

· Otros fármacos que se utilizan en el tratamiento de la alopecia femenina, son fármacos que contienen sustancias que impiden la acción de las hormonas masculinas; entre ellos se encuentran algunos tipos de anticonceptivos y fármacos propiamente antiandrógenos que se administran vía oral, como el acetato de ciporterona, la espironolactona o los inhibidores de la 5 alfa reductora ( finasteride y dutasteride).

“Hay que tener en cuenta que es importante ser constante con los tratamientos, y tener paciencia, puesto que suelen tardar una media de unos 6 meses en comenzar a hacer efecto, y son tratamientos a largo plazo, por lo que deben administrarse de forma individualizada, analizando las necesidades de cada paciente, sus características, las patologías que presenta y las posibles interacciones con otros medicamentos que tome para otras enfermedades y el estilo de vida de cada persona, así como sus preocupaciones y sus expectativas”, concluye la doctora Ángela Hermosa Gelbard.