Deporte y Vida

NUTRICIÓN

El néctar de ágave podría ser más perjudicial que el azúcar

 néctar de ágave

as.com

El ágave, usado también de manera fermentada para el tequila, podría tener unos niveles perjudiciales para la salud mayores que los que tiene el azúcar.

El ágave es una planta del desierto cosechada para hacer tequila y jarabe dulce. Se creía, en la antigua tradición que tenía propiedades curativas. La planta de ágave es nativa del sur de los Estados Unidos, América Latina y América del Sur. Aunque el agave es un fenómeno nuevo en Occidente, se ha utilizado en México durante miles de años.

El tequila es el uso comercial más común del agave hoy en día y una de las exportaciones más conocidas de México. Como muchas plantas, el ágave probablemente tiene algunos beneficios para la salud. Sin embargo, el procesamiento tiende a destruir algunos o todos de esos efectos beneficiosos para la salud.

Por qué el ágave no es tan beneficioso para la salud

El edulcorante comúnmente vendido como néctar de ágave se etiquetaría con más precisión como jarabe. Tiene poco en común con el edulcorante tradicional hecho históricamente en México, aunque el proceso es el mismo: la planta se corta primero y se presiona para extraer la savia azucarada.

Si bien esta savia es alta en azúcar, también contiene fibra saludable como los fructanos, que están vinculados a efectos beneficiosos sobre el metabolismo y la insulina. Sin embargo, cuando se procesan en un jarabe, los fructanos se extraen y se descomponen en fructosa exponiendo la savia al calor y enzimas.

Este proceso es similar a como se producen otros edulcorantes poco saludables como el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, que destruye todas las propiedades que promueven la salud de la planta de ágave.

El edulcorante de agave que se vende hoy día se fabrica tratando los azúcares de ágave con calor y enzimas, lo que destruye todos los efectos potencialmente beneficiosos para la salud, por lo que el producto final es un jarabe altamente refinado y poco saludable.

El néctar de ágave tiene un índice glucémico muy bajo, principalmente porque casi todo el azúcar que contiene es fructosa. Tiene muy poca glucosa, al menos en comparación con el azúcar tradicional.