Deporte y Vida

BIENESTAR

9 consejos de belleza para principantes en cosmética

cosmetica para principiantes

as.com

Todas las pieles se ensucian, aunque no te maquilles, hay que limpiarlas; cada persona necesita una textura; no funciona mejor una crema si te aplicas más...

El mundo de la cosmética tiene códigos que se aprenden cada día. Ya no se dice crema, utiliza mejor hidratante.Debes aprender de serum, pre base, ampollas hidratantes, mascarillas de celulosa, contorno de ojos, aguas termales...

Según la estación del año deberás utilizar un producto y otro, pero si de verdad quieres cuidarte, te vamos a contar los 9 trucos que debes aprender de manera sencilla para que la entrada en el mundo de la cosmética sea con éxito. Porque recuerda, la prevención lo es todo, y cuanto antes empieces a cuidarte mejor.

9 consejos de belleza para principantes en cosmética

La limpieza del rostro es la base de cualquier rutina de belleza.

Limpia tu piel a diario: por la noche, aunque sea con una toallita impregnada de producto que venden ya en packs, aunque no es lo recomendable. Puedes optar por un algodón con tónico, o agua micelar, o un jabón, una espuma, incluso los famosos cepillos limpiadores. Pedro Catalá, cosmetólogo, doctor en farmacia y fundador de Twelve Beauty, “la limpieza supone un estrés para la piel, hay que utilizar formulas delicadas pero eficaces para reducir el efecto agresivo de este fundamental paso del cuidado de la piel". Por eso aunque no te maquilles, debes limpiar la cara.

Menos es más, también en belleza. Por más hidratante que te apliques, no funcionará mejor. Cuanto más constante sea una persona, menos producto necesitará. Todo lleva un proceso y cada producto es para una necesidad. El serum será con apenas dos gotas, y una hidratante necesitará más cantidad. Para Paola Gugliotta, master en dermocosmética y fundadora de Sepai y APoEM, “la piel no es capaz de absorberla y termina haciendo función barrera sin llegar a penetrar”.

Los aceites también son para pieles grasas. Sí, también. Pero el adecuado. Como dice Mónica Ceño, fundadora de The Lab Room, “es un mito que los aceites engrasen. Cada uno tiene distintas propiedades y hay aceites que son maravillosos para las pieles acneicas, y grasas”.

Producto sobre producto, no. Especialmente en el cabello, no te debes echar laca, cera, gomina... y no haber retirado la del día anterior, sobre todo porque el pelo se parte. Según Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, “cepillar el pelo antes de irse a dormir en el caso de haber utilizado los fijadores en spray, las espumas y los geles de peinado”.

Dos mejor que uno. Estamos hablando de lavar el cabello, aunque lleves el pelo corto. Como explica Adolfo Remartínez, creador de Nuggela & Sulé, es recomendable dos veces, “la primera de las veces para eliminar la suciedad, los restos de grasa, polución o células muertas. En el segundo lavado es cuando se mejoran las condiciones del cabello", y el momento de aplicarse el producto de tratamiento.

Cierra siempre bien los productos. Siempre, hasta el gel para que no entre agua. Ni el papel ni la toalla deben utilizarse para retirar producto porque pueden dañar más la piel. Tejido de algodón, incluso algodones, son mucho mejores.

El contorno de ojos en su justo lugar, nada de dar producto en la zona del párpado móvil que es mucho más grasa y no necesita. “Hay que aplicarla exclusivamente en la zona de patas de gallo y el párpado inferior, mediante suaves tapeteos con la yema del dedo anular y siempre en dirección desde el lacrimal al exterior. De este modo tiene un ligero efecto drenante”, aconseja Laura Parada, directora técnica de Slow Life House. Si lo haces al revés, de fuera hacia dentro, marcarás más las arrugas.

La piel del hombre necesita texturas más ligeras, aunque no siempre, cada uno debe conocer sus necesidades y en ocasiones las texturas más cremosas son necesarias. “La piel del hombre es un poco más gruesa (exactamente medio milímetro) que la de la mujer y generalmente más grasa (a causa de la impregnación de testosterona)” explica Pedro Maggi, fundador de Skeen. Las texturas en gel o loción suelen ser las que mejor se adaptan a su piel.