Deporte y Vida

POLÉMICA

El insólito caso de las transfusiones de plasma 'milagrosas'

transfusiones de plasma, agencia americana del medicamento, polémica, salud

as.com

La Agencia Norteamericana del Medicamento ha alertado sobre la práctica de realizar transfusiones de plasma de donantes jóvenes con la promesa de rejuvenecer y prevenir enfermedades.

Insólito. La Agencia Norteamericana del Medicamente (FDA, por sus siglas en inglés) ha emitido un comunicado en el que alerta sobre una práctica potencialmente peligrosa que llevan a cabo en los últimos años diversas clínicas del país y que consiste en promocionar entre las personas mayores la transfusión de plasma de donantes jóvenes con la promesa de rejuvenecer, combatir el envejecimiento e incluso prevenir determinadas enfermedades como alzhéimer, párkinson o esclerosis múltiple.

"No existe un beneficio clínico comprobado que aconseje la transfusión de plasma procedente de donantes jóvenes para curar, mitigar, tratar o prevenir estas enfermedades, y existen riesgos de tipo infeccioso, alérgico, respiratorio y cardiovascular asociados al uso de cualquier producto de plasma", asegura Scott Gottlieb, comisionado de la FDA.

“Estamos advirtiendo a los consumidores y a los proveedores de atención médica de que los tratamientos que utilizan plasma de donantes jóvenes no han pasado las pertinentes y rigurosas pruebas que la FDA normalmente exige para confirmar el beneficio terapéutico de un producto y garantizar su seguridad”, continúa el comunicado.

Negocio lucrativo de gente sin escrúpulos

Además, Scott Gottlieb lamenta que “algunos pacientes estén siendo presa de gente sin escrúpulos que promocionan los tratamientos de plasma de donantes jóvenes como curas y remedios. Semejantes tratamientos no tienen beneficios clínicos probados, la promesa que esconden es falsa y son potencialmente dañinos. Con el agravante de que hay personas que cobran miles de dólares por realizar tratamientos que no están probadas y que no cuentan con las garantías necesarias”.

Por último, la Agencia Norteamericana del Medicamento pide a los consumidores que se encuengtren en la tesitura de decidir sobre este tipo de tratamientos que pidan información a sus médicos y que “denuncien cualquier práctica similar de la que tengan conocimiento”.