Deporte y Vida

NUTRICIÓN

¿Cuál es el máximo de vasos de agua que se pueden tomar al día?

beber agua

as.com

Los atletas beber entre 600 y 1200 ml de agua por hora de ejercicio físico de alta intensidad, ya que no es raro que pierdan entre el 6 y el 10% del peso corporal a causa del sudor.

El flamante campeón de la NFL, Tom Brady, declaró hace tiempo que podía beber hasta 25 vasos de agua al día. ¿Es saludable esta cifra? A la vista de su palmarés, parece que sí. Pero, ¿qué dicen los expertos?

Preguntamos a la doctora Elisa de Rojas, especialista en Nutrición y Dietéticaen la Clínica Prodentis y miembro de Top Doctors. "Nos parece muy exagerado la ingesta de 25 vasos de agua (a no ser que se hubiesen perdido previamente). Hay autores que calculan la ingesta de agua mediante 1ml / Kcaloria ingerida y el exceso de ingesta de agua (25 vasos) podría conllevar hiponatremia. Hay que tener en cuenta además de la intensidad del ejercicio físico, la alimentación (pues todos los alimentos llevan una parte de agua) así como las condiciones ambientales", nos cuenta a Deporte y Vida.

La medida media de hidratación tras el ejercicio sería: "recomendamos por todo ello en los atletas beber entre 600 y 1200 ml de agua por hora de ejercicio físico de alta intensidad".

Pérdida de peso corporal y otras molestias

"El papel del agua y la hidratación en la actividad física, particularmente en atletas, ha sido de gran interés y está bien descrito en la literatura científica. Durante eventos deportivos desafiantes, no es raro que los atletas pierdan entre el 6 y el 10 % del peso corporal a causa del sudor, lo que puede llevar a la deshidratación si los líquidos no se reponen", explica.

"A partir de deshidrataciones pequeñas, es decir, a partir de una pérdida del 2 % del peso corporal, se han observado disminuciones en el rendimiento físico en atletas. Bajo niveles relativamente leves de deshidratación, los individuos que realizan una actividad física rigurosa experimentarán disminuciones en el rendimiento, en relación con la reducción de la resistencia, el aumento de la fatiga, alteración de la capacidad termorreguladora, motivación reducida y mayor esfuerzo percibido. La rehidratación puede revertir estos déficits y también reduce el estrés oxidativo inducido por el ejercicio y la deshidratación.

Consecuencias de una mala hidratación

"La hipohidratación parece tener un impacto más significativo en actividades de alta intensidad y resistencia, como el tenis y las carreras de larga distancia; que en actividades anaeróbicas, como levantar pesas; o en actividades de menor duración, como remar", añade.

"Durante el ejercicio, es posible que los individuos no se hidraten adecuadamente cuando se les permite beber según su nivel de sed percibido. Después de períodos de esfuerzo físico, la ingesta voluntaria de líquidos puede ser inadecuada para compensar los déficits de líquidos. Por lo tanto, la deshidratación leve a moderada puede persistir durante algunas horas después de la finalización de la actividad física", recalca.

"La investigación en atletas sugiere que, principalmente al comienzo de la temporada, tienen un riesgo particular de deshidratación debido a la falta de aclimatación a las condiciones climáticas o al aumento repentino de los niveles de actividad", nos comenta.

"Varios estudios muestran que el rendimiento en climas templados y cálidos se afecta en mayor medida que el rendimiento en temperaturas frías. El ejercicio en condiciones de calor con un reemplazo inadecuado de líquidos se asocia con hipertermia, disminución del volumen sistólico y gasto cardíaco, disminución de la presión arterial y disminución del flujo sanguíneo al músculo. Es por todo ello que los atletas deberían beber entre 600 y 1200 mL de agua por hora de ejercicio físico de alta intensidad", finaliza.