Deporte y Vida

Pesas: factores que muestran una mala técnica de ejecución

FITNESS

Pesas: factores que muestran una mala técnica de ejecución

Pesas: factores que muestran una mala técnica de ejecución

Altafit

La técnica de entrenamiento es esencial, no solo para ganar masa muscular, sino también para evitar lesiones que te mantengan alejado un tiempo del gym.

Cuando se trata de mejorar la salud y el cuerpo en conjunto a largo plazo, la técnica de levantamiento adecuada es esencial. Desafortunadamente, determinar si tu mecánica de levantamiento es buena nunca es fácil. A veces implica contratar a un entrenador competente con buen ojo para detectar deficiencias técnicas. Si no realizas tus ejercicios de forma adecuada, puedes lesionarte o no ver los resultados que esperas, por lo que te decimos algunos factores que te pueden estar afectando.

Te duelen los tendones, los ligamentos o las articulaciones

Si los músculos no son capaces de absorber la fuerza de tus levantamientos y la biomecánica está mal, lo que sufrirán son las articulaciones, los tendones y los ligamentos. Como resultado, se produce una inflamación y un trauma estructural en las articulaciones circundantes y en el tejido conectivo. Usar un peso excesivo si la técnica es buena no causa dolor en las articulaciones, pero la una forma pésima de realizar los levantamientos sí lo provoca.

Vas al fisioterapeuta con frecuencia

Si tienes la necesidad de acudir al fisioterapeuta casi todas las semanas para que te arregle partes de la espalda, los hombros o cualquier zona muscular que te duela, es una señal inequívoca de que algo está fallando. Asimismo, si necesitas estirarte de manera constante en el gimnasio, puede ser otra prueba de que ejecutas mal la técnica a la hora de hacer pesas.

Indigestiones tras entrenar

Es común que las personas que entrenan fuerza sufran constantemente de indigestiones. Sin embargo, esto no debe considerarse como algo normal. La investigación es clara en cuanto a que el ejercicio debería causar una regulación positiva de las enzimas digestivas en el intestino. La función muscular defectuosa no solo interrumpe la producción de enzimas y el entorno químico del cuerpo, sino que también contribuye a un desequilibrio del sistema nervioso autónomo entre las divisiones parasimpáticas y simpáticas.

Siempre estás dolorido

La vieja escuela se acostumbró demasiado a aquel lema de “No pain, no gain”, que significa que sin dolor no hay ganancias. Sin embargo, deberíamos sustituirlo por “No brain, no gain”, o sin usar el cerebro no hay mejoras. Experimentar niveles periódicos de dolor de bajo grado es algo a lo que cada levantador se acostumbra. Sin embargo, niveles constantes de dolor extremo que duran varios días o más a menudo indican que la mecánica de nuestros ejercicios está mal. De hecho, la investigación ahora está demostrando que el dolor extremo en realidad puede conducir a la atrofia, no a la hipertrofia, que es lo que buscamos.

No aplicas la conexión mente-músculo

Cuando entrenas, ¿tratas de sentir el músculo al que va dirigido al ejercicio o simplemente te dedicas a usar pesos cada vez más grandes sin importar las sensaciones? Una técnica adecuada inevitablemente produce una sólida conexión mente-músculo con fuertes conexiones neuronales. Si lo realizas todo al azar, es probable que no estés entrenando de forma correcta. Busca esa conexión entre tu cerebro y el músculo al que va dirigido el ejercicio.

Sientes más los músculos secundarios

Vamos a poner un ejemplo sencillo, y que le sucede a mucha gente: cuando haces press de banca, ¿notas más la activación y la sensación de dolor en los hombros que en el pectoral? Pues entonces ya tienes la respuesta. Sucede lo mismo con las lumbares durante la ejecución de pesos muertos o sentadillas y también con los bíceps a la hora de hacer dominadas.

0 Comentarios

Mostrar