Deporte y Vida

SEXO

Si te pasa algo de esto, quizá te estés masturbando demasiado

Si te pasa algo de esto, quizá te estés masturbando demasiado

Cosmopolitan


¿Cuál es tu número? Puede que te masturbes dos veces a la semana o dos veces al día, es probable que tengas un número más o menos fijo en tu cabeza cuando se trata de uno de los pasatiempos favoritos de los españoles. No en vano, las páginas porno son de las más visitadas en España. Por algo será. Si bien el sexo es saludable, todo en exceso es malo: puede convertirse en una adicción dañina, así que fíjate si te pasan algunas de estas cosas.

Te has llegado a hacer daño

Una lesión podría ser algo tan leve como el roce de la piel, o una afección más grave como la enfermedad de Peyronie, una acumulación de placas o cicatrices en los cuerpos cavernosos del pene que puede resultar de usar demasiada presión mientras uno se acaricia, explica. Si te estás lastimando a ti mismo, debes pensar que puedes tener un problema. Una incurvación demasiado acusada del pene también es un aviso.

Sufres en tu vida o tu trabajo

La adicción al sexo o a la masturbación es como cualquier otra, si bien puede resultar menos dañina que otras, lógicamente, como una adicción a las drogas. Si llega el viernes y en vez de quedar con los amigos, te quedas en casa viendo porno y masturbándote, quizás debas replantearte que tengas un problema. Si descubres que este hábito está dañando tu vida social o tu trabajo, o que te impide salir y encontrar pareja, son signos de que necesitas ajustar tu rutina.

Falta de erección con tu pareja

Algunos hombres que se masturban mucho usando tipos específicos de estímulos, por ejemplo, ciertas categorías de la pornografía junto con movimientos específicos de la mano, descubren que no pueden recrear el mismo tipo de excitación durante el sexo. La realidad es que la mejor manera de disfrutar de éste es en pareja, así que si tienes problemas de erección o de estímulo con ella, deberías preocuparte un poco.

Piensas en ello continuamente

Como en cualquier tipo de adicción, a uno no se le va de la cabeza. Si a menudo te sientes distraído con pensamientos de cuándo o cómo vas a ser la próxima masturbación, es una fuerte indicación de que estás lidiando con un comportamiento serio que deberían tratarte de forma urgente.

Llegas a perder el control

Uno de los principales criterios de cualquier tipo de adicción es la pérdida de control. Al igual que un alcohólico o un jugador de tragaperras, si no puedes controlar este hábito y reconoces que está fuera de control, es un problema. Además, para cada cosa hay un determinado espacio de tiempo, y masturbarse en ciertas ocasiones o lugares no es la mejor idea. La mejor solución en estos casos es que te ayude un psicólogo o un terapeuta.