Deporte y Vida

Si vas a entrenar con frío, atento a estos consejos

EJERCICIO

Si vas a entrenar con frío, atento a estos consejos

Si vas a entrenar con frío, atento a estos consejos

Eliseo Trigo

EFE

Salir de casa con los estiramientos hechos, no llevar demasiada ropa para hacer ejercicio y sí cómoda y traspirable, además de hidratarte en caliente, son puntos clave para el frío.

Aunque haga mucho frío hay deportes al aire libre que bien sea porque eres profesional bien sea porque formas parte de un equipo, o porque necesitas salir a la calle a sentirte bien, entrenar con frío requiere códigos diferentes, tanto de entrenamiento, como de recuperación o de equipación.

La técnica de la cebolla

Por más capas que te pongas no vas a pasar menos frío. Y mucho menos si vas a salir a correr, jugar un partido de baloncesto, o montar en bicicleta. Una vez que el ejercicio empieza rompes a sudar, así que te empieza a sobrar de todo. Analiza lo que sueles llevar normalmente y añade tal vez una cinta para las orejas, una braga para la garganta y la boca para evitar que el aire más frío pase directamente a los pulmones, y a lo mejor guantes para tus manos.

No hace falta que te pongas más y más ropa sino la adecuada a tu deporte. Unas mallas térmicas si es necesario ir en pantalón corto, por ejemplo, una camiseta térmica que te permita moverte con facilidad, hará que aunque haga frío fuera, en el momento en que empieces a moverte desaparezca.

Que todo traspire es lo ideal, para evitar acumulación de bacterias y malos olores. A veces es mejor encontrar una prensa buena, el abrigo para volver a casa tras el entrenamiento o el ejercicio, que dos jerseys y dos camisetas que no te dejarán moverte.

Hidratación

Si cuando haces deporte necesitas la hidratación por la pérdida de líquidos y recompensar además el esfuerzo muscular, con el frío más. Bebidas calientes, tés, caldos, harán que equilibres temperatura y el cuerpo no sólo entre en calor sino que recupere minerales a la perfección.

Estiramientos

Si puedes, sal de casa estirado, como suele decirse. Si vas a correr al parque y sueles estirar en un banco, utiliza las escaleras de la casa o una silla, incluso un bordillo a cubierto para no pero tanto frío mientras empieza el ejercicio de verdad. Al final de tu entrenamiento puedes hacer lo mismo pero también a cubierto, intenta que el final del ejercicio te pille cerca de tu casa, o del pabellón o polideportivo donde entrenes y aprovecharás ese calor final extra del cuerpo para no quedarte frío e ir directo a la ducha. Puedes hacer un paso final para ir regulando temperatura y ponerte un jersey mientras relajas cerca de casa.

Si vas a entrenar en coche, no pongas la calefacción muy alta para evitar que el contaste de temperatura afecte no sólo a tu salud sino también a tu piel.

0 Comentarios

Normas Mostrar