Deporte y Vida

La flor de hibisco previene calambres y aumenta las defensas

NUTRICIÓN

La flor de hibisco previene calambres y aumenta las defensas

La flor de hibisco previene calambres y aumenta las defensas

Es perfecta para protegernos de catarros, del aire contaminado, es antibacteriana, aumenta las defensas, un potente anti cancerígeno, evita los calambres, es rica en vitamina C.

La flor de hibisco, entre sus múltiples propiedades, está la de tratar calambres, especialmente indicada esta planta para deportistas. El mejor modo de evitar este malestar que en ocasiones puede ser doloroso es tomar una infusión antes de acostarte durante un periodo de tiempo, o bien hacerlo de forma regular a lo largo del día, dos o tres veces a modo de infusión.

El hibisco es rico en vitamina C, en riboflavina, en tiamina, que mejoran la circulación y previenen la aparición de calambres. Otra de las características de esta planta es que sus flavonoides reducen las contracciones de los músculos, por lo que antes de un entrenamiento y tras un gran esfuerzo es perfecto.

La flor de hibisco aumenta las defensas

Con la llegada del frío casi en todas las ciudades, y la ausencia de lluvia, el ambiente para los que practican deporte al aire libre no es del todo saludable, ya que hay mucha contaminación y la calidad del aire no es la más adecuada, por eso protegerte de manera natural es ideal.

La flor de hibisco, que se puede encontrar en herbolarios, actúa como un antibacteriano, es un potente anticancerígeno, aumenta las defensas, protege al cuerpo de microbios…

Los problemas respiratorios, causados por la contaminación del aire, también los trata la flor de hibisco. Es una gran aliada contra los catarros. Todos estamos sufriendo en las oficinas el ambiente seco, las moquetas que siguen existiendo, el calor del ordenador, y si tu empresa es grande la tarde puede llegar a hacerse muy difícil ya que se congestiona la nariz y no pararás de toser.

Cómo utilizar la flor de hibisco

Los beneficios de la flor de hibisco pueden ser aprovechados tanto en infusión como a nivel tópico, de manera muy sencilla. Hay bolsitas preparadas para que se tomen en agua caliente, o bien comprar las hojas secas, calentar, dejar reposar tres minutos, colar y beber. Si el sabor es fuerte, que para algunas personas lo es, puedes utilizar hojas de menta para suavizar.

Si quieres aprovechar la infusión para hidratar la piel, para alguna herida o cicatriz, no tienes más que impregnar un algodón y aplicar sobre la piel limpia. Sus propiedades cicatrizantes e hidratantes harán el resto. Este uso tópico se asemeja a un tónico facial como otros muchos.

0 Comentarios

Normas Mostrar