Deporte y Vida

¿En qué consiste el método Low Pressure Fitness?

FITNESS

¿En qué consiste el método Low Pressure Fitness?

¿En qué consiste el método Low Pressure Fitness?

Es un entrenamiento que incide directamente en la corrección postural y de la respiración, además de mejorar el tránsito intestinal, el estrés, la ansiedad...

Low Pressure Fitness o LPF, es un método de entrenamiento cuerpo - mente que considera al cuerpo como un todo y concibe el entrenamiento de forma global, integrando la postura, la respiración y la conciencia corporal junto con una cuidada metodología de enseñanza adaptada a todo tipo de públicos y niveles de condición física.

Tras más de diez años desarrollando los ejercicios hipopresivos, en 2014 surgió el sistema de entrenamiento Low Pressure Fitness (LPF) de la mano de la doctora Tamara Rial y Piti Pinsach. Tamara Rial toma como base las técnicas hipopresivas y combina otras técnicas de rehabilitación como la técnica miofascial, postural la neurodinamia para dar lugar a un entrenamiento de baja intensidad tanto a nivel psicológico como fisiológico.

Hablamos para Deporte y Vida con Rial, para que nos cuente en detalle cómo es este método de entrenamiento. “Dos pilares fundamentales de LPF son el trabajo postural que incide sobre la musculatura estabilizadora de la columna y los músculos de la pared abdominal y el entrenamiento respiratorio que utiliza la técnica hipopresiva y el ancestral yoga”, afirma.

“Bajo el lema de menos es más Low Pressure Fitness ha llegado este verano a ser la tendencia fit entre las celebrities. Las últimas a apuntarse a la reinvención de los hipopresivos con las entrenadoras de Low Pressure Fitness han sido: Natalia Verbeke y Megan Montaner que se recuperaron del postparto con Saila Insua, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico, o también Patricia Conde”.

“No nos podemos olvidar también de las grandes deportistas. En este enlace vienen grandes figuras del deporte olímpico español que actualmente se han certificado en LPF, como Mercedes Peris, Campeona de Europa de Natación; Mar Bonet, Campeona de España Muay Thai; Izaskun Bengoa, Campeona de España y Olímpica en Ciclismo”, nos cuenta.

LPF es el perfecto aliado para equilibrar con ejercicios de alta intensidad.

¿Cuál es su diferenciación?

Yo no hablaría de diferenciación sino de compatibilidad con otros entrenamientos. La formula del éxito de Low Pressure Fitness en realidad no esconde ninguna pócima secreta, sino mas bien sentido común a la hora de entrenar y de búsqueda de un adecuado balance o equilibrio a la hora de entrenar. LPF es el perfecto aliado o combinación para equilibrar los deportes o ejercicios de alta intensidad e impacto con ejercicio centrado en aspectos olvidados como la respiración, postura y conciencia corporal.

Es decir, el punto clave de este entrenamiento es que forma parte del “eslabón” que nos faltaba dentro de las rutinas más habituales o tradicionales de entrenamiento. Hoy en día se han puesto de moda muchos entrenamientos basados en la alta intensidad, lo que denominamos de “alta presión” , tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Este ejercicio es justamente lo contrario, la baja presión por lo que constituye el equilibrio ideal y complementario de entrenamiento de estas actividades de alta intensidad.

Las actividades de la vida diaria, los esfuerzos físicos, las malas posturas frente a la pantalla del ordenador, etc. Son todos factores que influyen negativamente en presión a la que es sometida nuestra columna vertebral, órganos internos de la cavidad abdominal t también productor de estrés.

En definitiva, nuestro actual estilo de vida es demasiado hiperpresivo. Por ello, una buena forma de prevenir los excesos de presión vital al tiempo que entrenas el resto de la musculatura espinal es practicar Low Pressure Fitness, la “gimnasia sin presión”. Bajo el lema “reduce la presión para aumenta el bienestar”, la gimnasia postural global de baja presión, es un tipo de ejercicio cuyas bases son la postura y la respiración, con el beneficio adicional que provoca una disminución de la presión en el abdomen y el suelo pélvico. Estas características hacen que sea considerado como un peculiar método de entrenamiento que puede usarse tanto a nivel terapéutico como a nivel preventivo.

El principio fundamental de Low Pressure Fitness es la máxima precisión de la postura.

¿Para quién está recomendado?

Al ser un entrenamiento que incide directamente en la corrección postural y de la respiración, está indicado para todas las personas que deseen sentirse bien tanto desde un punto de vista terapéutico o de mejora de la condición física. Desde mujeres, hombres hasta personas mayores o niños se beneficiarán de las múltiples aplicaciones que el fitness de baja presión puede aportar.

Independientemente del objetivo, edad o sexo, el programa de ejercicio Low Pressure Fitness es apto para todas las personas que deseen incorporar una rutina de ejercicio global preventivo que incida en el estiramiento y refuerzo del cuerpo desde dentro hacia fuera, desde la reducción de la presión para cuidar su salud. Las primeras sesiones de iniciación son de aprendizaje técnico y de preparación corporal al nuevo entrenamiento. Progresivamente se irán añadiendo pautas y ejercicios que enriquecerán la conciencia corporal a la vez que el entrenamiento se adapta a las necesidades y condición física de cada practicante.

¿Cómo se realiza?

Existen diferentes programas dentro de la serie de Low Pressure Fitness (serie básica, serie avanzada, serie con material y Wall-series). Se comienza siempre desde el nivel básico o inicial donde se explican ejercicios respiratorios y de liberación miofascial que van a preparar al cuerpo para los ejercicios mas avanzados. Una vez que se han eliminado las restricciones o tensiones miofasciales del cuerpo, aprendido la correcta colocación postural y enseñado patrones respiratorias se explican los ejercicios que a medida que se practica irán aumentando en intensidad.

¿Es peligroso para la salud?

Sobre LPF no hay contraindicaciones absolutas sino relativas al ejercicio físico en general y en particular al ejercicio cuerpo-mente. El programa de entrenamiento se puede adaptar según diferentes necesidades individuales. Por ello, es imprescindible entrenar con un profesional cualificado que sabrá como adaptar el programa.

Si se tiene cualquier problema de salud física (problemas cardíacos, respiratorios, cardiovasculares, embarazo) te recomendamos hablar con el médico especialista antes de comenzar cualquier programa de entrenamiento.Si el objetivo es rehabilitador se aconseja entrenar bajo supervisión de fisioterapeuta certificado en LPF. Si el objetivo es preventivo o de condición física se opta por un trainer LPF. Por ejemplo, para pacientes con hipertensión arterial se adaptará el patrón respiratorio y de las posturas para favorecer aquellos patrones que más interesen y se eliminarán las respiraciones nasales, las apneas y ciertas posturas de elevada tensión postural o carga.

¿Cuáles son sus beneficios?

El principio fundamental de Low Pressure Fitness es la máxima precisión de la postura. Recordar que una correcta postura es fundamental para aliviar los dolores de espalda, los malos hábitos adquiridos por el sedentarismo o los dolores cervicales. Una columna vertebral sana capaz de soportar la posición erguida y los esfuerzos de las actividades de la vida diaria es una seguro de salud para toda la vida.

Entrenamiento abdominal y del suelo pélvico. La incidencia en la musculatura estabilizadora de la columna y del entrenamiento con diferentes posturas antigravitatorias ayudara a entrenar la musculatura que estabiliza la columna como los abdominales y el suelo pélvico. Un reciente estudio ha visto como durante la practica de ejercicio hipopresivo (componente del LPF) se elevaba el suelo pélvico y activaba la musculatura abdominal. Este es uno de los motivos por los se practica mucho por mujeres en su postparto. Aunque el entrenamiento de esta musculatura es igual de importante para ellos como para ellas.

Parámetros respiratorios. ¡Respirar es sinónimo de vivir¡ Practicar los ejercicios respiratorios de LPF al regular la frecuencia y patrón ventilatorio incidirá en el control de estados de ansiedad o estrés. El entrenamiento de la musculatura respiratoria es fundamental para mejorar la función pulmonar y la eficiencia respiratoria tan necesaria tanto para personas con problemas respiratorios como deportistas. Low Pressure FItness emplea los métodos de entrenamiento respiratorio más eficaces para proporcionar una mayor resistencia a los músculos respiratorios.

Los deportistas podrán beneficiarse de este entrenamiento al entrenar de forma tan específica su respiración. Recordar que el diafragma torácico es el principal músculo respiratorio que actúa como una verdadera bomba de circulación. Los ejercicios respiratorios de LPF ayudarán a movilizar el sistema circulatorio, linfático y visceral. Así, el tránsito intestinal se verá favorecido gracias al incremento de la movilidad respiratoria. Para personas con estreñimiento o pesadez abdominal es muy indicado. Un reciente estudio realizado con hipopresivos encontró cambios en la distribución del volumen pulmonar y activacion de la musculatura respiratoria accesoria concluyendo que podría ser útil para personas con problemas respiratorios.

0 Comentarios

Normas Mostrar