Deporte y Vida

6 motivos por los que tus músculos han dejado de crecer

FITNESS

6 motivos por los que tus músculos han dejado de crecer

6 motivos por los que tus músculos han dejado de crecer

Cambiatufisico.com

¿Notas que te has quedado estancado y tus músculos han dejado de crecer? Echa un ojo a este artículo, ya que puede que descubras los motivos.

Si llevas un tiempo estancado y no ves los progresos adecuados, quizá sea el momento de revisar tus rutinas. La ecuación del desarrollo de masa muscular no es cosa sencilla, y necesita que todos los componentes estén equilibrados para crear el clima adecuado de las deseadas ganancias. Puede que estés entrenando bien, que pienses que te alimentas de manera correcta…pero hay un montón de factores que quizá te estén perjudicando. Vamos a revisar los seis principales.

No duermes bien por la noche

¿Sabes que el descanso es fundamental para hacer crecer tus músculos? Sí, además de una correcta alimentación y un entrenamiento óptimo, necesitas dormir lo suficiente para ganar masa muscular. La cantidad y calidad del sueño desempeñan un papel importante en el rendimiento físico, y tú mismo lo notarás en el gimnasio: no es lo mismo entrenar habiendo dormido 5 horas que las 7 u 8 que realmente necesitas. Los atletas, para una óptima recuperación, necesitan incluso 9 o 10 horas de sueño nocturno. Aunque no seas un atleta, párate a pensar si estás durmiendo lo suficiente, ya que seguramente tenga que ver con el crecimiento de tus músculos.

No comes suficiente proteína

Sí, es hora de revisar la dieta. Las recomendaciones mínimas de proteína se establecen en 0,8 gramos por kg de peso corporal, pero claro, esto es probablemente insuficiente en alguien cuyo objetivo es ganar masa muscular. Estudios científicos han notificado que, en el caso de los deportistas, la ingesta puede aumentar hasta a 2,5 gramos por kg de peso corporal. Además, algunos estudios han notificado que aumentar más el consumo de proteína no tiene contraindicaciones para nuestra salud. Quizá sea el momento de subir un poco el consumo de proteína, ya que en tu caso es probable que éste sea insuficiente.

La proteina es fundamental para ganar músculo.

Haces demasiado cardio

Practicar ejercicio cardiovascular no solo no es un inconveniente, es imprescindible para tu salud general, y en concreto para tu corazón. Eso sí, quizá te estés pasando un poco, y si esto es así, tus músculos lo notan. Si bien el ejercicio cardiovascular es una gran idea para quemar grasa, lo cierto es que un exceso de éste puede acabar poniendo al cuerpo en un estado cercano al temido catabolismo muscular. En Deporte y Vida te aconsejamos que pruebes otras opciones como el entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT), para ver cómo te funciona en contraposición al cardio de baja-media intensidad de toda la vida.

Estás sobreentrenando

Tan fundamental es el descanso que, si entrenas por encima de tus posibilidades, tus músculos acabarán agotándose y por tanto, no conseguirás crecer. No es necesario aniquilarlos. De hecho, recientemente publicamos un artículo que pone en duda la necesidad de llegar al fallo muscular en cada serie que haces. Olvida entrenar todos los días de la semana, ni es necesario ni tiene sentido. Es preferible descansar más que sobreentrenar.

Estrés y cortisol

El estrés puede hacer que tus músculos dejen de crecer.

Puede haber varias razones que estén potenciando tu estrés: ansiedad, relaciones personales, trabajo…esto puede provocar que aumenten los niveles de cortisol, la hormona del estrés que acrecenta el apetito y el almacenamiento de grasa. También inhibe el uso de glucosa por las células del cuerpo y puede hacer que las proteínas se descompongan, provocando el catabolismo. Una cantidad desmesurada de estrés en tu día a día pone en riesgo el crecimiento muscular.

No comes suficientes carbohidratos

Salvo que seas un competidor experto o estés bajo una fase tremenda de definición de cara a un evento deportivo, no seas tozudo con los carbohidratos: los necesitas para darle energía a tus entrenamientos y rendir de forma adecuada. Además, la falta de éstos puede hacernos parecer más flácidos o carentes de formas musculares. Recuerda que para entrenar adecuadamente, necesitas el glucógeno que nos proporcionan los carbohidratos. Y no hablamos de pizzas, refrescos o azúcares ultraprocesados. Asegúrate de que comes suficientes alimentos ricos en hidratos de carbono complejos como la avena.

0 Comentarios

Normas Mostrar