Deporte y Vida

EJERCICIO

¿Qué es el HIIT? ¿Es mejor que el cardio de toda la vida?

¿Qué es el HIIT? ¿Es mejor que el cardio de toda la vida?

BUCK Studio


Cuando practicamos ejercicio físico solemos buscar, además de una buena salud, una óptima quema de grasa para conseguir perder peso o mantenernos en lo que consideramos como ideal. Para ello existen multitud de deportes, y podemos ejercitarlos a intensidades distintas. A continuación, desgranamos qué es esto de las intensidades.

¿Qué es el HIIT? ¿Qué diferencias hay con otros tipos de cardio?

De un tiempo a esta parte, se ha puesto muy de moda el cardio de alta intensidad a intervalos o también conocido como HIIT por sus siglas en inglés. Es un tipo de ejercicio cardiovascular que, a diferencia del moderado o suave, se caracteriza por hacerse en un periodo corto de tiempo (unos veinte minutos) combinando momentos de explosividad y máxima demanda cardiorespiratoria con espacios de tiempo en el que bajamos drásticamente la intensidad.

Para el HIIT, tenemos que poner nuestro corazón al máximo (un 85% de nuestras pulsaciones máximas) durante periodos cortos de tiempo, combinados con periodos también cortos en los que bajamos el ritmo. Puede hacerse a intervalos 1:1 o 2:1, al gusto de cada persona.

La gran diferencia que existe con otros tipos de ejercicio cardiovascular es que en otros, como salir a correr, nuestras pulsaciones se mantienen más o menos iguales durante todo el entrenamiento, variando desde un 50% a un 75% de nuestras pulsaciones máximas, dependiendo de si es una intensidad suave o moderada.

¿Qué beneficios tiene el HIIT?

La disputa entre el ejercicio a intervalos de alta intensidad con otros de intensidad suave o moderada viene dado por la cantidad de quema de grasa que podemos llegar a obtener a través de él, y que es motivo de controversias desde hace tiempo.

Según afirman diversos expertos, el HIIT es sin duda mejor para quemar grasa, y además mejora nuestra resistencia. Para que lo entendáis de manera sencilla, aquellos que abogan por usar esta técnica creen que la quema de grasa será mayor y más duradera durante el resto del día, a diferencia del ejercicio cardiovascular tradicional, del que solo obtendríamos beneficios en el momento de llevarlo a cabo.

Adentrándonos en términos más complicados, lo que conseguiría el HIIT sería que con él se activa la creación de mitocondrias y por ende mejora el uso de la glucosa. Asimismo, mejora el VO2 máx, es decir, la cantidad máxima de oxígeno (O2) que el organismo puede absorber, transportar y consumir en un tiempo determinado.

¿Qué dice la ciencia sobre el HIIT?

Pues sí, aunque el entrenamiento de alta intensidad no se recomienda a todo el mundo por su grado de exigencia física, parece que puede tener beneficios notables a la hora de quemar grasa y ganar resistencia. Según un estudio publicado en Exercise and Sport Science Reviews, el HIIT es una estrategia potente en tiempo y eficiencia para inducir numerosas adaptaciones metabólicas generalmente asociados con el entrenamiento de resistencia tradicional. Tan sólo seis sesiones de HIIT durante 2 semanas o un total de sólo unos 15 minutos de ejercicio muy intenso pueden aumentar la capacidad oxidativa del músculo esquelético y el rendimiento de la resistencia y alterar el control metabólico durante el ejercicio aeróbico base.

También se han observado mejoras en la respuesta a la insulina, la hormona que regula la cantidad de glucosa presente en la sangre, con tan solo dos semanas de entrenamiento.

Asimismo, en 2013 se realizó un estudio en mujeres con obesidad, en el que se observaron más mejoras en el perfil lipídico (la cantidad de grasa que quemaron) en aquellas que usaron el entrenamiento de alta intensidad por intervalos por encima de otros tipos de ejercicio cardiovascular.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce: otras revisiones han encontrado que no hay ninguna ventaja clara del HIIT sobre el ejercicio físico de intensidad moderada. Según este estudio, ambos parecen beneficiosos a la hora de mejorar los factores de riesgo cardiovasculares, y que no hay ninguna ventaja clara entre ambos.

En resumen, parece que el ejercicio a intervalos de alta intensidad o HIIT parece ser muy beneficioso, pero casi al mismo nivel que el ejercicio cardiovascular moderado de toda la vida. Aún queda mucho por estudiar, pero los efectos sobre la salud cardiovascular y la quema de grasa no parecen tener diferencias significativas entre estos dos tipos de entrenamiento. Sin embargo, sí que hay que recalcar que no puedes poner a hacer HIIT a una persona desentrenada y sedentaria, ya que primero necesitaría hacerse un chequeo médico antes de poner su corazón a una resistencia demasiado elevada. En este sentido, el ejercicio moderado sería lo más recomendable para este tipo de usuarios.