Deporte y Vida

Estás leyendo

Katsugen Undo: El secreto de los deportistas de alta competición para evitar lesiones

SALUD

Katsugen Undo: El secreto de los deportistas de alta competición para evitar lesiones

Katsugen Undo: El secreto de los deportistas de alta competición para evitar lesiones

Laura Coto

Aún son muy pocos y no lo cuentan. Ellos han descubierto sus beneficios y lo ponen en práctica. Pero… ¿Qué es Katsugen Undo?

Katsugen Undo es una palabra japonesa que significa el movimiento que está en el origen de la vitalidad. Es una de las prácticas fundamentales del Seitai, una Cultura Japonesa, registrada en el Mº de Educación y Ciencia de Japón.

La Vida es movimiento y ese movimiento tiene un orden, una forma de estructurarse. Esto lo descubrió Haruchika Noguchi, (Tokio 1911-1976), un terapeuta muy reconocido en su tiempo que atendía a cientos de personas cada día, incluida la Emperatriz del País del Sol Naciente.

Su experiencia lo llevó a observar que en sus pacientes surgía un movimiento muy particular. Cada uno se movía de una manera. Igual que cada uno tenía una cara o unas huellas digitales, sus movimientos eran únicos y muy particulares.

Lo que más le sorprendió es que a través de ese movimiento natural, las personas recuperaban su vigor y en definitiva su salud.

Al darse cuenta, consideró que esta práctica no podía ser considerada una terapia. Mover el cuerpo de forma libre, sin objetivos, es una actividad más cultural que terapéutica.

Las terapias se dedican a curar. El Seitai se dedica a orientar sobre cómo cultivar la salud, para evitar caer enfermo.

El Katsugen Undo consiste en dejar que el organismo se mueva respetando la espontaneidad del eje vertebral. El practicante no hace nada, sino que conecta con ese movimiento natural activado en el corazón, en las vértebras en las células y deja que se haga.

El resultado es que al terminar, la persona siente nítidamente que todo su ser se ha refrescado y que de él surgen ganas de vivir. Además siente su espalda relajada y sus pensamientos libres de nubarrones.

Se puede aprender en un par de días y no requiere equipamientos ni unas cualidades físicas específicas. Cualquier puede practicar, salvo que la persona se esté despidiendo de este mundo.

El Katsugen Undo estuvo activo y fluido durante la primera infancia. Pero las exigencias sociales de estar quieto en el colegio, en casa, lo van coagulando.

La falta de movimiento vital se transforma en malestar interno y apatía. No sabemos por qué, pero no podemos con nosotros mismos, aunque no exista nada objetivo para que eso sea así. A la larga, ese malestar se transforma en enfermedad.

En Europa más de 40.000 personas practican Katsugen Undo y la mayoría lo han conocido a través del boca a oreja.

Ahora, gracias al libro Seitai Inteligencia Vital escrito por la periodista Laura López Coto, estas prácticas y descubrimientos se están divulgando.

No le extraña que los deportistas de élite lo estén poniendo en práctica. Asegura que otros profesionales también aplican el Katsugen undo. En especial músicos, bailarines, actores. Asegura que se está incorporado en algunas empresas de vanguardia, pero que no lo cuentan. Laura López Coto considera que “todo el mundo debía estar familiarizado con el Katsugen Undo. Para el embarazo y la crianza, la educación, etc. Existirían menos personas apáticas, tristes, inquietas y también habría menos personas aquejadas de dolores de espalda o de síntomas que no saben interpretar. Es más difícil de explicar que de vivir. ¿Quieres probar?”

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar