Competición
  • Euroliga
  • Copa Argentina
Euroliga
EN JUEGO
Maccabi TEL

67

Estrella Roja RED

66

FINALIZADO
CSKA CSK

99

Khimki Moscú KHI

86

FINALIZADO
B. Munich MUN

104

Asvel Villeurbanne AVI

63

FINALIZADO
Panathinaikos PAN

78

Milan MIL

79

Copa Argentina
FINALIZADO
Colón de Santa Fe Colón de Santa Fe COL

2 2

Estudiantes Caseros Estudiantes Caseros CAE

2 2

Síguenos

Surf

Un pescador engancha a un surfista por el cuello con su anzuelo 'con muerte' en Galicia

Juan Olaizola estaba de sesión de free surf con algunos alumnos y otros instructores cuando de golpe notó como algo le tiraba del cuello. Era el anzuelo de un pescador.

Este es el anzuelo que un pescador clavó en el cuello del surfista Juan Olaizola en la playa de O Baleo (Pantín, Galicia).
Antena 3

La historia de este surfista es de lo más escabrosa. Juan Olaizola estaba realizando una sesión de surf con sus alumnos y otros monitores de la escuela Pantín Surf Camp cuando de golpe, mientras estaba cogiendo una ola en la playa de O Baleo (al lado de la de Pantín donde se está disputando estos días el ABANCA Galicia Classic Surf Pro), sintió un fuerte e intenso dolor en el cuello. Al percatarse, el instructor pudo ver como un anzuelo con conectado a un hilo colgaba de la piel de su cuello ante el asombro de todos sus alumnos.

Al parecer, el pescador no se dio cuenta del incidente en ningún momento. Es por ello que siguió tirando, causándole aún más dolor al pobre surfista, pues el gancho era un anzuelo con muerte (de los que no se pueden sacar una vez clavados). Por suerte, uno de sus compañeros pudo reaccionar a tiempo cortando el hilo con los dientes antes de que la situación fuera a más.

Posteriormente sacaron a Juan Olaizola del agua y, según explica en La Voz de Galicia, el padre de uno de sus alumnos le llevó en coche hasta el Centro de Salud de Cedeira, donde quitaron el anzuelo con seguridad y una pequeña operación quirúrgica. En Antena 3 también se hicieron eco de la noticia y entrevistaron al protagonista:

Por su parte, tal y como cuenta Juan Olaizola, otros de los presentes fueron a pedirle explicaciones al pescador, que -situado en una zona reservada para las clases de surf- por aquel entonces ya se había percatado de la situación y aunque seguro que no quería 'pescar surfistas', ya había recogido su material, se había subido al coche y había huído. Fue todo un milagro que ninguno de los alumnos resultara herido, pues la situación podría haber sido de lo más dramática...