CICLISMO

París-Roubaix femenina, la penúltima frontera

El Infierno del Norte celebra este sábado (15:15, Eurosport1) por primera vez su versión femenina. Sheyla Gutiérrez, representante española en un Movistar con opciones.

0
París-Roubaix femenina, la penúltima frontera
Movistar Team

La París-Roubaix celebra este sábado (15:15, Eurosport 1) por primera vez en sus 125 años de historia una versión femenina, hito que las corredoras viven como otra conquista clave en su crecimiento. Que la 'clásica de las clásicas' tuviera prueba para mujeres era quizá uno de los logros más icónicos que podía alcanzar junto al regreso de un Tour de Francia por etapas (y así igualarse con el Giro Rosa de diez jornadas y la emergente Ceratizit Challenge de La Vuelta, que ya tiene cuatro). Y si la Grande Bouclé ya ha anunciado que en 2022 cambiará su clásica de un día por recuperar una prueba por etapas (en principio, ocho), el mismo organizador, A.S.O., celebra la primera Roubaix.

"Había soñado con disputarla, pero no imaginaba que se fuera a hacer realidad", cuenta a AS Sheyla Gutiérrez, la única española prevista en la línea de salida. La riojana formará parte de un Movistar con argumentos para soñar con poner su nombre en esta histórica primera edición. Contará con la danesa Emma Norsgaard (seis victorias este año) como principal baza. No faltará tampoco la gran estrella de las telefónicas, Annemiek van Vleuten, pero su presencia responde más a un tema casi romántico a pesar de que no se adapta a sus características de escaladora. La neerlandesa de 38 años, que llegó a afirmar que no se retiraría hasta ver que la París-Roubaix tuviera prueba femenina, no ha querido perderse el estreno. "Ella es muy cabezona y ha querido estar con nosotras", elogia Sheyla, quien llega en "el mejor momento de la temporada" y también cuenta con un palmarés que respalda su presencia, con buenas actuaciones e incluso triunfos en pruebas de adoquines como Le Samyn.

La neerlandesa Chantal van den Broek-Blaak (SD Worx), el bloque del Trek (Deignan, Longo Borghini, Van Dijk...), Kopecky (Liv) Vos (Jumbo) o Wiebes (DSM) son otros de los nombres a seguir en esta cita inaugural. "Va a ser una carrera bonita, pero también dura, más de lo que imaginaba. Una prueba de supervivencia, hay que tener suerte y no rendirse", analiza Sheyla tras entrenar sobre los adoquines de un trazado que contará en su versión femenina con 115 km (por 260 en chicos) y 17 tramos de pavés (30 en la prueba masculina). La salida será en una localidad diferente (en Denain) y entre los sectores de adoquín faltarán algunos clásicos, aunque sí estará el famoso Carrefour de l'Arbre, por ejemplo. Además, al igual que la carrera masculina de mañana, hay previsión de lluvias. Aunque en lo que también habrá notables variaciones será en los premios. Según facilita la organización, la ganadora se embolsará apenas 1.535 euros por los 30.000 del ganador masculino (20 veces menos) y la cuantía total es 13 veces más para los chicos (91.000 frente a 7.000).

Sin embargo, al menos las ciclistas sí optarán a la gloria y el reconocimiento que a los hombres se otorga desde 1896, fecha de creación de la carrera. Un Infierno del Norte para mujeres que es motivo de celebración.