CICLISMO

La UCI prohíbe la postura de Froome en los descensos por peligrosa

La UCI publicó este jueves una lista con las nuevas medidas de seguridad para los ciclistas a raíz de los graves accidentes ocurridos durante la pasada temporada.

Chris Froome desciende el Peyresourde montado sobre el tubo del cuadro durante la octava etapa del Tour de Francia 2016 entre Pau y Bagneres de Luchon.
Eurosport

Que las carreras ciclistas sean más seguras es un objetivo prioritario de la Unión Ciclista Internacional (UCI). Tras una temporada 2020 en la que la espantosa caída de Fabio Jakobsen significó un punto de inflexión, el organismo que preside David Lappartient prometió trabajar en preservar la seguridad de los corredores y fruto de ello ha hecho públicas una serie de medidas que afectan a organizadores, personal de las carreras... pero también al comportamiento de los propios corredores en competición.

Las medidas más llamativas son las que intervienen en la postura que el ciclista adopta sobre la bicicleta. Entre ellas se encuentra prohibir el acoplamiento aerodinámico que lleva al corredor a sentarse sobre la barra de la bici y poner el pecho contra el manillar, algo que, aunque no es nuevo, hizo famoso Chris Froome en la etapa que conquistó en el Tour 2016 camino de Bagneres de Luchon. Una forma de descender que la UCI considera peligrosa. Postura muy habitual entre los profesionales, como se pudo comprobar, sin ir más lejos, ayer en la tercera etapa de la Estrella de Besseges, en la que fue bastante frecuente ver a los ciclistas utilizando esa postura. Y es que algunos profesionales no se han tomado bien estas medidas que, por ahora, significarán advertencias y, a partir del 1 de abril, sanciones. “Lo siguiente será prohibir soltarse del manillar para celebrar una victoria o poner límite de velocidad”, ironizó Michal Kwiatkowski.

En cuanto a la conducta del corredor, también se vigilará cómo se deshacen, por ejemplo, de los bidones que en alguna ocasión han provocado accidentes al quedarse sobre la carretera. Menos debate ha levantado de momento las medidas sobre los organizadores, entre las que se revisará y ampliará el vallado en los últimos kilómetros, se creará una figura dentro de la UCI dedicada a la seguridad y habrá supervisores en cada carrera. Entre las medidas también se pone atención en controlar al personal en carrera (conductores, etc...) y en supervisar elementos peligrosos en el material de las bicis, caso de los frenos de disco.