CICLISMO

Herida cerrada

Superman López inicia su aventura en el Movistar tras dejar atrás un cruce de declaraciones con su nuevo equipo, a los 27 años, en plena madurez.

0
Herida cerrada
Movistar

Miguel Ángel López cumplió ayer, 4 de febrero, 27 años. En plena madurez, el colombiano firmó por una temporada con el Movistar tras expirar su contrato con el Astana: “Este equipo es un especialista en las grandes, y yo quería continuar en una escuadra con respaldo para ese tipo de carreras. Hubo interés por las dos partes, se trataba de mi última campaña con el Astana y eso me situaba en el mercado. No resultó difícil unir nuestros caminos”.

Atrás deberán dejar las declaraciones de Superman sobre su nueva formación en la Vuelta de 2019, cuando se produjo una montonera y el Movistar se puso a tirar: “Vaya equipo tonto el del campeón del mundo (por Alejandro Valverde). Vaya campeón del mundo que tenemos. Qué falta de respeto. Caímos 20 corredores o más y siempre son los mismos estúpidos los que se aprovechan de estas cosas”. El escalador se disculpó y considera que “esa herida se cerró”. Igual que Eusebio Unzué, su mánager: “Con Superman se superó aquello. Somos profesionales y esas situaciones se producen. Arreglarnos con él no costó, salió una operación fácil”.

Aun así, López no comenzó la aventura con buen pie. Se quedó confinado en Madrid por su infección de coronavirus (ya curada, como regalo de cumpleaños): “Estuve aislado en Madrid después de venir desde Colombia, aunque el curso apenas empezó. Intenté hacer rodillo para no perder mucho. El virus no trastocó mis planes, iba a arrancar tarde. La pena, no juntarme con el resto de los compañeros en el stage de Almería. Lo bueno, que hablamos el mismo idioma y nos conocemos de medirnos en la carretera”.

Superman pretende disputar Tour y Vuelta. En 2018 explotó con dos terceros puestos en Giro y Vuelta, y desde entonces mantiene su capacidad en la montaña y sus limitaciones en crono, lo que le penaliza e impide un salto de calidad: “Sé de mis capacidades y de mis errores, por eso procuraré sacrificarme más sobre la cabra, para no ceder tanto en las cronos y pelear con los mejores cuando aparezcan las ascensiones”. En 2020 se estrenó en la ronda gala y acabó sexto. En el Giro se cayó y sufrió una profunda herida en la contrarreloj inaugural. A pesar de lo atípico de la pasada campaña, se apuntó dos finales en alto: en Malhão, en el Algarve, y en el Col de la Loze, en el Tour. Para 2021 desea más: “Me gustaría hacer Tour y Vuelta, compartiremos Enric Mas y yo. Antes, defender título en Catalunya, porque en 2020 no se disputó y fui el último vencedor. También me motiva País Vasco. La importancia reside en competir con ambición, y yo necesitaba aires nuevos tras seis temporadas en Astana”.