CICLISMO | VUELTA A ESPAÑA

Ézaro, la Sierra de Francia y La Covatilla decidirán La Vuelta

La crono con el exigente final en el muro de Ézaro y las dos jornadas en Salamanca serán las encargadas de decidir quién vestirá el domingo La Roja en el podio de Madrid.

0
Alexandre Geniez sube las duras rampas del Mirador de Ézaro en La Vuelta 2016.
POOL MEDIOS DIARIO AS

Llegamos a la tercera y última semana decisiva de La Vuelta 2020. Tras el paso por las montañas de Asturias, donde el Angliru hizo algunas diferencias, la carrera afronta la única crono de esta edición y también las dos últimas jornadas de montaña que terminarán por decidir quién viste el jersey rojo, La Roja, en el podio de Madrid este domingo.

Etapa 13: Muros - Mirador de Ézaro (martes 3 de noviembre, contrarreloj individual)

La última semana de La Vuelta 2020 arrancará con la única crono individual de esta edición sobre un recorrido de 33,7 kilómetros entre Muros y el Mirador de Ézaro que recuerda en parte a la crono final del Tour en La Planche des Belles Filles. Los primeros 32 kilómetros serán ideales para los rodadores sin apenas dificultades antes de llegar a Dumbría para iniciar la ascensión final al Mirador de Ézaro, de tercera categoría con sus 1,8 kilómetros de subida al 14,8% y rampas de hasta el 29% donde los escaladores podrán recuperar parte de lo perdido en el llano.

Etapa 15: Mos - Puebla de Sanabria (jueves 5 de noviembre)

Será la etapa más larga de La Vuelta 2020 con un recorrido de 230 kilómetros entre Mos y Puebla de Sanabria repleto de zonas para emboscadas. Tras unos primeros kilómetros tranquilos la carrera se endurecerá con las subidas al Alto de San Amaro (3ª, 6 km. al 6,2%), Alto de Carcedo (3ª, 6,5 km. al 3,6%) y Alto do Furriolo (3ª, 5,1 km. al 7%). Tras el descenso de este último los ciclistas rodarán por una zona llana rumbo a Villa del Rey para afrontar varios kilómetros de bajada antes de subir al Alto de Fumaces (3ª, 10, 8 km. al 4,5%). La carretera seguirá picando hacia arriba camino del esprint intermedio de A Gudiña para entrar en los últimos 50 kilómetros con varios repechos y la subida al Alto de Padornelo (3ª categoría, 6,4 km. al 3,5%), que coronarán a 18 kilómetros de meta y tras el que afrontarán una rápida bajada en busca de la rampa final de Puebla de Sanabria.

Etapa 16: Salamanca - Ciudad Rodrigo (viernes 6 de noviembre)

Exigente jornada por suelo salmantino sobre un recorrido de 162 kilómetros entre Salamanca y Ciudad Rodrigo. Los corredores rodarán por tramo inicial rugoso antes de que la carretera sea más favorable camino de Santibáñez de la Sierra, donde pondrán rumbo a la Sierra de Francia para pasar por La Alberca antes de coronar el Puerto del Portillo, de segunda categoría con sus 13,8 kilómetros al 4,4%. Un rápido descenso llevará a los ciclista a Las Mestas antes de que la carretera pique hacia arriba rumbo a Ladrillar, donde empezarán la subida al Puerto El Robledo, de primera categoría con sus 11,7 kilómetros al 3,8% y rampas de hasta el 12% que podría romper la carrera. En la bajada los ciclistas pondrán rumbo al esprint intermedio de Serradilla del Llano antes de volver a rodar por una zona más favorable camino de la llegada a Ciudad Rodrigo.

Etapa 17: Sequeros - Alto de La Covatilla (sábado 7 de noviembre)

La penúltima etapa coronará al ganador virtual de La Vuelta 2020 tras un exigente recorrido de 178 kilómetros entre Sequeros y La Covatilla. La jornada apenas dará descanso a los corredores, ya que tras un rápido inicio ascnederán el Puerto del Portillo de las Batuecas, de primera categoría con sus 10,1 kilómetros al 6,5%. Un rápido descenso al paso por La Alberca llevará a los corredores a una zona de repechos previo a la subida al Alto de San Miguel del Valero (3ª, 12 km. al 3,4%) para después subir al Alto de Cristóbal (3ª, 6,2 km. al 4,7%). Desde aquí rodarán por un terreno pestoso camino del esprint intermedio de Montemayor del Río para subir al alto de Peñacaballera (3ª, 4,6 km. al 5,3%) antes de afrontar el encadenado final con la subida al Alto de La Garganta, de segunda categoría con sus 12 kilómetros al 4,8%, y, tras el exigente paso por Candelario y Navacarros, empezar la subida final a La Covatilla, puerto de categoría especial con sus 11,4 kilómetros al 7,1% y rampas del 12% en el último asalto entre los favoritos a la general de La Vuelta.