CICLISMO

Alaphilippe y otras grandes pifias de la historia del ciclismo

El error del francés en la llegada de la Lieja-Bastoña-Lieja se suma a otros episodios sorprendentes que han sucedido a lo largo de la historia del ciclismo.

Óscar Freire bate sobre la línea de meta a Erik Zabel durante la disputa de la Milán-San Remo 2004.
PAOLO COCCO AFP

El grotesco error de Julian Alaphilippe en la llegada final de la Lieja-Bastoña-Lieja, donde celebró el triunfo antes de que Primoz Roglic le rebasara en la línea de meta (el francés perdería también la segunda posición tras cerrar a Hirschi y Pogacar en el esprint) es el último episodio de las grandes pifias que se recuerdan en la historia del ciclismo. A continuación repasamos otros episodios similares que han tenido lugar en las grandes pruebas del calendario.

Fondriest se aprovechó de la pugna entre Criquelion y Bauer

El Mundial de Ronse de 1988 nos dejó una imagen que ya forma parte de la historia de los Mundiales cuando Maurizio Fondriest, Claude Criquelion y Steve Bauer se jugaron entre ellos el triunfo final. Bauer, que llegó por detrás de Criquelion y Fondriest, fue el primero en lanzar el esprint y, durante la llegada, el canadiense cerró al belga, que al irse al suelo rozó con su bicicleta la máquina de Bauer frenándole en el esprint. El tercero en discordia, Maurizio Fondriest, aprovechó esta circunstancia para superar a ambos y proclamarse de esta forma campeón del mundo de 1988.

La crono de Luxemburgo de Pedro Delgado en el Tour de 1989

Pedro Delgado llegaba al Tour de Francia de 1989 como uno de los grandes favoritos tras conquistar la edición de 1988. Sin embargo, el Tour se le puso muy cuesta arriba al segoviano desde la primera etapa cuando, por un despiste, tomó la salida de la contrarreloj de Luxemburgo con 2:40 de retraso. Delgado fue el último de esa etapa al terminar a 2:54 del tiempo de Erik Breukink y finalizaría tercero de ese Tour a 3:34 de Greg Lemond, que le arrebató la victoria final a Laurent Fignon por tan solo 8 segundos.

La pelea al esprint de Voskamp y Heppner

Otro ejemplo de triunfo inesperado es el que vivió el italiano Mario Traversoni en la decimonovena etapa del Tour de Francia de 1997. En el esprint de Dijon Bart Voskamp y Jens Heppner se jugaron el triunfo de etapa en un final muy sucio en el que ambos ciclistas se empujaron sobre la bicicleta en pleno esprint. Ambos ciclistas fueron descalificados por estas maniobras y Traversoni, el ciclista que les perseguía, se llevó el triunfo de etapa.

Moos, un quinto puesto que sabe a victoria

El suizo finalizó sexto en la decimotercera etapa de la Vuelta a España de 1998 con final en Sabiñánigo donde se impuso Andrei Zintchenko. Sin embargo, pensaba que no había nadie rodando por delante y celebró esta posición como si se tratase de un triunfo.

Vinokourov le roba la cartera a 'Chente' y Laiseka

En la decimoctava etapa de la Vuelta a España del año 2000 'Chente' García Acosta y Roberto Laiseka llegaron al último kilómetro aventajando en 9 segundos a un Alexander Vinokourov que logró cazarles a falta de 500 metros y sobrepasarles al esprint para enfado del ciclista navarro.

Freire se rebela ante el arcoíris Cipollini

El cántabro ya hizo hace 17 años lo mismo que Roglic en la Lieja-Bastoña-Lieja. En el esprint de San Benedetto del Tronto Mario Cipollini, que por entonces al igual que Alaphilippe también llevaba el maillot arcoíris de campeón del mundo, se confió y celebró la victoria antes de tiempo justo cuando Freire le sobrepasó sobre la línea de meta.

El día que Freire le birló la Milán - San Remo a Zabel

Es el episodio más similar al que sucedió el pasado domingo en la Lieja-Bastoña-Lieja. En la llegada masiva a la Vía Roma de San Remo Zabel logró sobrepasar a Petacchi y ya se daba como ganador levantando los brazos... cuando Óscar Freire pasó al alemán por su lado derecho para cruzar la línea de meta en primera posición, al igual que hizo Roglic con Alaphilippe en la meta de Lieja.