TOUR DE FRANCIA | ETAPA 18

Kwiatkowski: "No olvidaré este día, estoy muy agradecido"

El polaco se deshizo en elogios con el Ineos, y quiso destacar el valor de esta victoria en su carrera: se trata de la primera que logra en una grande.

Kwiatkowski: "No olvidaré este día, estoy muy agradecido"
KENZO TRIBOUILLARD AFP

Michal Kwiatkowski y Richard Carapaz entraron abrazados en la meta de La Roche sur Foron. “La recompensa a una mala racha”, coincidieron. El Ineos se quedó sin el vigente campeón, Egan Bernal, por problemas físicos, pero no desistió en su intento de logar un triunfo parcial en la última semana. Carapaz se fugó martes, miércoles y jueves, y aun así la victoria se la apuntó Kwiatkowski. Los galones siempre se respetan dentro de la escuadra británica, y el polaco, de 30 años, ayudó a conquistar tres Tours a Chris Froome, uno a Geraint Thomas y otro a Bernal. El ecuatoriano le concedió el honor: “Richie es una persona formidable. Él propuso que, como había alcanzado el maillot de la montaña, me quedara yo con la etapa. Reconoció mi trabajo y el que hicimos como equipo durante todo el día y en los anteriores para que se metiera en las escapadas”.

Un espontáneo a punto estuvo de chafarles la imagen, pero los gendarmes reaccionaron con eficiencia para blocar, tumbar, esposar y proceder a denunciarle en dependencias policiales. “Nada iba a impedir que disfrutáramos del momento”, explicó Kwiato en rueda de prensa. Al cruzar la meta alzó la mirada y el dedo índice al cielo para dedicarle el triunfo a Nicolas Portal, el director deportivo fallecido en marzo por un paro cardíaco: “Nico era, por encima de todo, nuestro amigo, justo lo que necesitas como apoyo en los buenos y en los malos momentos, y aparte uno de los mejores estrategas y técnicos del pelotón”.

Campeón del mundo en 2014, Kwiatkowski no se había estrenado aún en ninguna de las tres grandes. En su palmarés figuran dos rondas del World Tour (Tirreno y Polonia) y algunas de las clásicas más escogidas: San Remo, Harelbeke, Amstel, San Sebastián o Strade Bianche: “No sé si se trata de mi mejor triunfo, sí el más emocional, el más merecido, el más perseguido, en el que dos compañeros se fajaron para lograr su meta”. Carapaz, vencedor del Giro en 2019, con tres dianas en la Corsa Rosa, cedió la gloria “con gusto”: “Aquí venimos a sumar. Ambos nos marcharemos felices a dormir. Yo ahora porto los lunares de la montaña, y se convertirá en otro objetivo para los muchachos desde aquí hasta París”. La décima victoria del Ineos en esta atípica temporada “debe celebrarse con champán”. No puedo describir lo agradecido que me siento. Resultó un día genial, no lo olvidaré nunca”, concluyó Kwiatkowski.