CICLISMO

La Milán-San Remo es vetada y tiene que cambiar el recorrido

Trece de los 16 alcaldes de la zona de Savona se han negado a concederlas carreteras de sus municipios. 251 de los 291 km establecidos serán distintos.

La Milán-San Remo es vetada y tiene que cambiar el recorrido
AFP

La edición número 111 de la clásica Milán-Sanremo, prevista el próximo 8 de agosto, cambiará este año su habitual recorrido después de que varios alcaldes de la zona de Savona (Liguria) se negaran a permitir el paso de los corredores.

Trece de los 16 alcaldes de la zona de Savona se han negado a conceder las carreteras de sus municipios y el pelotón deberá pasar por Piamonte antes de poder bajar a Liguria para los últimos cuarenta kilómetros, de Imperia a Sanremo, según informó este martes "La Gazzetta dello Sport", organizador del evento. Así, 251 de los 291 kilómetros previstos serán distintos, con el paso por el Turchino, por los municipios de Alassio y Laigueglia hasta llegar a los icónicos Capi, el Mele, el Cervo y el Berta, que ha sido negado por los alcaldes.

En total, la Milán-Sanremo de este año perdió 127 kilómetros de su recorrido por Liguria, lo que, unido a otros cambios aportados en la fase inicial de la carrera, en la región Lombardía, hizo que el nuevo recorrido es de 299 kilómetros en vez de los habituales 291.

El mar, protagonista en la casi totalidad del paso por Liguria, se verá por primera vez a falta de unos 60 kilómetros para el final. Los corredores pasarán por las ciudades de Piamonte de Asti, Alba, Fossano, Ceva hasta llegar al cerro de Nava, con una exigente subida de cinco kilómetros. De allí, recorrerán 30 kilómetros para bajar a Imperia, en la que el alcalde sí dio su disponibilidad al paso de la carrera, y se dirigirán hacia la Vía Roma de Sanremo, donde se coronará al campeón de una clásica absolutamente inédita.