CICLISMO | TOUR DE ARABIA

El ambicioso sueño del Delko

El jienense José Manuel Díaz es parte de un Nippo Delko que tiene acento español. El objetivo del equipo a medio plazo es poder acudir al Tour de Francia.

El ambicioso sueño del Delko
DIARIO AS

El Nippo Delko sueña a lo grande. El equipo francés, que milita en la segunda categoría del ciclismo, tiene acento español empezando por su director, Gorka Gerrikagoita, ex corredor que militó siempre (1997-2003) en las filas del Euskaltel. El equipo cuenta además con dos corredores nacionales, Delio Fernandez y José Manuel Díaz, dos mecánicos y dos masajistas. Actualmente, parte de ellos, como es el caso del jienense Díaz, se encuentran en Arabia, en la primera edición del Tour de dicho país.

Para José Manuel, significa lucir por primera vez estos calores. A sus 25 años, siempre ha sido profesional en equipos extranjeros: dos años en el Israel, uno en Austria y ahora en el Delko. “No tengo miedo a salir, me encuentro a gusto. El pasado verano tuve ofertas de equipos españoles, pero aquí tengo mejores condiciones, buen calendario y además firmé por dos años”, relata José Manuel a AS. Su objetivo en Arabia es coger la dinámica del equipo y aprender a trabajar con ellos.

Es un corredor con un gusto especial por la alta montaña. “Entreno en Jaén, que tenemos bastante terreno montañoso”. El objetivo del Delko es, a medio plazo, conseguir una invitación para el Tour de Francia. “Ojalá, nos gustaría y en mi caso, también me encantaría poder estar”. No será este año, ya que la ronda gala invitó al Arkea y al Vital Concept, ambos equipos franceses de segunda categoría continental, pero no pierden la esperanza. “Ahora para esta temporada nuestro mayor objetivo es la París-Niza”, dice el andaluz, carrera en la que teóricamente tendrán al veterano Julien El Fares como jefe de filas. “En el apartado personal, ojalá este año pueda conseguir algún triunfo”, concluye José Manuel en un Delko cuyos idiomas utilizados para comunicarse de manera interna son el inglés, el francés y, obviamente, el español.