Competición
  • Euroliga
  • Clasificación Eurocopa
  • Final ATP World Tour
  • Copa Argentina
Euroliga
Khimki Moscú KHI

-

Milan MIL

-

Anadolu Efes IST

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

Panathinaikos PAN

-

Alba Berlin ALB

-

Final ATP World Tour
roger_federer Roger Federer Roger Federer
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
novak_djokovic Novak Djokovic Novak Djokovic
-
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
-
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
Copa Argentina
Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

Lanús Lanús LAN

-

TOUR DE FRANCIA

Los problemas del Movistar durante el Tour de 2019

El Movistar ganó la clasificación por equipos del Tour por sexta vez, pero la falta de sintonía y comunicación se sucedió a lo largo de la carrera.

Los problemas del Movistar durante el Tour de 2019
Stefano Sirotti

El Movistar ganó la clasificación por escuadras del Tour por sexta vez. También logró un triunfo de etapa, de Nairo en Valloire, y colocó a sus tres líderes en el top-ten: Landa, sexto, Quintana, octavo, y Valverde, noveno. Sin embargo, la aspiración con la que llegaron a Bruselas era bien distinta: “Salimos a conquistar el Tour”. En estas líneas repasamos algunos de sus problemas, decisivos para que el equipo transmitiera desunión y se marchara de París con una sensación agridulce.

Otra tricefalia

El Movistar alineó de nuevo a Nairo, Landa y Valverde, un experimento que naufragó en 2018. El colombiano solicitó ciclistas a su disposición, petición no correspondida, y el alavés no cedió protagonismo tras quedar cuarto en el Giro. Valverde dijo que perdería 30 minutos para correr liberado, pero no sabe dejar de competir.

Mala crono por equipos

En la contrarreloj de Bruselas, el Movistar cedió 45 segundos respecto al Ineos en tan sólo 27,6 kilómetros de trazado. Un tiempo que empezó a lastrar, pese a que en la escuadra definieron la pérdida como “aceptable”. En Pau, Alaphilippe endosó 1:45 a Landa y 1:51 a Nairo.

Caída en los abanicos de Albi

Camino de Albi, los corredores del Movistar permanecieron muy atentos en cabeza y se filtraron en el primer corte cuando se produjeron los abanicos. Sin embargo, Warren Barguil derribó a Landa involuntariamente y el vasco se dejó 2:09.

Desconexión en el Tourmalet

En la ascensión al Tourmalet, el ritmo impuesto por el Movistar descolgó a Nairo. Soler, que antes tiraba al frente, se quedó a acompañarle. Valverde le acusó “por no avisar de que iba mal”. Quintana respondió que no quería “joder” la intención de Landa de buscar la etapa.

Sin un relevo hacia Prat d’Albis

Nairo Quintana marchaba en la escapada rumbo a Prat d’Albis. Cuando Mikel Landa saltó por detrás, no le dio ni un relevo. Ni siquiera se miraron. Tampoco a Valverde después. El murciano volvió a atizarle: “Lo que espero de verdad es que no pudiera ayudarnos, su apoyo nos hubiera venido muy bien”.

Unzué y la realidad de las marchas

Durante el segundo día de descanso, en pleno cruce de declaraciones, Eusebio Unzué atendió a El Larguero y dejó otra perla: “Las marchas del equipo de Nairo y Carapaz son una realidad”. Aparte, explicó que Landa aún no había firmado por ninguna otra estructura de cara a 2020.

Un vídeo innecesario y forzado

Para calmar las críticas y transmitir una imagen de unidad, Unzué, Valverde, Landa y Nairo grabaron un vídeo en la salida de Nîmes. En la meta se cargaron su validez. Landa dijo que se editó “de cara al exterior” y Valverde reconoció que tuvieron sus “más y menos con Quintana”. El colombiano cedió 1:02 ese día por culpa de una montonera.

Cambio de planes en el Izoard

Antes del triunfo de Nairo en Valloire, Marc Soler le quitó tres minutos a la fuga por tirar en el Izoard. Aunque el plan inicial era meter a Landa en el podio, se apostó por la escapada a medio camino, cuando el movimiento del colombiano no estaba previsto.

Cada uno a lo suyo en Val Thorens

Soler, Nairo, Landa y Valverde resistían en el corte de los favoritos a falta de 6,5 kilómetros para la llegada de Val Thorens. En lugar de apostarlo todo a la carta del murciano, más rápido que rivales y compañeros, cada uno se dedicó a lo suyo, con ataques individuales y sin trabajo en equipo. Nairo y Landa hasta se quitaron los pinganillos. Valverde acabó segundo y el alavés, tercero. Unzué achacó al arcoíris la incomunicación y hubo bronca.