Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

TOUR DE FRANCIA | ETAPA 9

Soler: "Debía fugarme, pero lo hice a destiempo y lo pagué"

Aunque Marc Soler, Iván García Cortina y Jesús Herrada se metieron en la escapada del día, no estuvieron en los movimientos definitivos.

Soler: "Debía fugarme, pero lo hice a destiempo y lo pagué"
Movistar team

Marc Soler (Movistar), Iván García Cortina (Bahrain) y Jesús Herrada (Cofidis) se metieron en la fuga del día, pero no pudieron disputar el triunfo a Daryl Impey y Tiesj Benoot. De hecho, Soler no estaba en el grupo inicial y se tuvo que pegar un buen calentón para contactar. Se trató de un movimiento por la clasificación por escuadras, una general que siempre ambiciona Eusebio Unzué. Por delante se había marchado un corredor del Trek, Jasper Stuyven, que finalmente amplió la ventaja del equipo estadounidense frente al Movistar. El catalán tenía un importante cabreo tras cruzar la meta de Brioude y no atendió a los medios. Después, el Movistar facilitó unas declaraciones para atenuar esa jugada: “En la reunión de la mañana se planificó que debía escaparme yo, aunque lo hice a destiempo. Ese esfuerzo lo pagué en el último puerto”.

Cortina se filtró en su primera fuga en su debut en el Tour: “Más que falta de energías, lo que me llevó al grupito de atrás fue compañerismo. Tratnik y yo nos relevábamos en los ataques, y a él le correspondió quedarse en el corte bueno, que se formó antes de subir la última cota. En mi caso, me sentí muy bien, con buenas piernas, ejercí de freno por detrás”. El asturiano, de 23 años, se mostró orgulloso por su arranque en la ronda francesa: “Me encuentro bastante bien, no sé si lo pagaré más adelante, pero de momento estoy a tope para lo que me necesitan: para ayudar a Colbrelli, entrar en los esprints o escaparme”.

En un Cofidis mermado por el abandono de Christophe Laporte, el velocista, Jesús Herrada se ha convertido en la opción más fiable para buscar una victoria. Sin embargo, le flaquearon las fuerzas en la selección definitiva: “Coger una fuga en el Tour, con el nivel tan exigente que hay, cuesta siempre mucho, no digo ya ganar. No cuento con la forma de junio, cuando vencí en el Ventoux o Luxemburgo, aunque lo intentaré durante la segunda semana y en la tercera. Para eso competimos aquí”. La 10ª etapa (entre Saint-Flour y Albi), de 217,5 kilómetros y con cuatro cotas puntuables (tres de 3ª y una de 4ª), ofrecerá otra oportunidad para los aventureros.