Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
Bundesliga
Liga Portuguesa

CICLISMO | TOUR DE FRANCIA

El Tour más abierto

El equipo a batir será el Ineos de Thomas y Bernal, pese a la baja de Froome. Movistar, con Nairo y Landa. Habrá cinco metas en alto y 27,2 km de CRI.

El Tour más abierto
REUTERS

El Tour de 2019 comienza en Bruselas como homenaje a Eddy Merckx y a su primer título en la ronda francesa, del que se cumplen 50 años. En esta cita también se celebra el centenario de la creación del maillot amarillo. Una edición memorable, para la que la Real Casa de la Moneda de Bélgica ha emitido una pieza especial, con facial por valor de 2,5 euros, y Le Coq Sportif ha elaborado 20 jerséis conmemorativos y exclusivos.

La lucha por esos amarillos se presenta más abierta que nunca. Ausentes por distintas lesiones Chris Froome, cuádruple vencedor y tercero en 2018, y Tom Dumoulin, segundo, únicamente tomarán la salida dos corredores que saben lo que es ganar el Tour: Geraint Thomas, vigente campeón, y Vincenzo Nibali (2014). Ineos, pese a la baja de Froome, continúa como el bloque a batir con Thomas y Egan Bernal. De hecho, el equipo británico nombró por primera vez una doble capitanía, ya que confía ciegamente en la sensación colombiana de 22 años. El Movistar competirá con otro doble liderazgo, que recaerá en Nairo Quintana y Mikel Landa, quien dobla después de concluir cuarto en el Giro. En 2017 le funcionó la experiencia y acabó a un segundo del tercer peldaño del cajón. El incombustible Alejandro Valverde no ha parado de repetir que trabajará para ellos.

La escuadra telefónica (aunque la tricefalia no carburó en 2018) e Ineos parecen las apuestas más sólidas y capaces de controlar o de mover la carrera. Un escalón por debajo emergen Fuglsang y su Astana, el Mitchelton de los Yates, el UAE de Aru y Dan Martin o el Trek de Porte y Mollema. El Bahrain, para Nibali, Education First, con Urán, y los franceses del Groupama, en favor de Pinot, y Ag2r, para Bardet, lo fiarán todo a sus jefes. Francia no conquista su Grande Boucle desde 1985 (Bernard Hinault), y L'Équipe animó a Pinot y Bardet con una portada: "Ahora o nunca". Enric Mas aparece como un espíritu libre en el Deceuninck de Alaphilippe y Viviani. Segundo en la Vuelta de 2018, debuta y debe confirmar las expectativas en pruebas de tres semanas. Habrá 27,6 kilómetros de crono por equipos y 27,2 individuales, siete puertos por encima de los 2.000 metros y cinco metas en alto (incluido el Tourmalet). Una oportunidad magnífica para escaladores y valientes.

Bruselas, colapsada por obras, atascos y el Grand Départ (el segundo tras el de 1958, motivado por la Exposición General), acogerá el Tour por 11ª ocasión en su historia. La primera etapa, territorio de caza para los esprínters. Peter Sagan llevará por primera vez desde la Vuelta a Suiza de 2011 (excluidos Nacionales y cronos) un maillot de su casa comercial, Bora: "Ansío desempatar con Erik Zabel y conseguir el récord de siete verdes". Eso sí, se medirá con la élite de la velocidad: Viviani, Groenewegen, Ewan, Kristoff, Matthews… ¡Que empiece el espectáculo!