Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

CICLISMO | GIRO DE ITALIA

Nibali: "Valverde ganó el Mundial a los 38 años, ¿por qué no conquistar el Giro con 34?"

Nibali: "Valverde ganó el Mundial a los 38 años, ¿por qué no conquistar el Giro con 34?"

Pepe Andrés

Vincenzo Nibali, vencedor de la Corsa Rosa en 2013 y 2016, aspira a su tercera general pese a no llegar al Giro con el cartel de máximo favorito.

Vincenzo Nibali, el gran ídolo italiano, regresa al Giro después de apostar todo al Tour en 2018: “Deseo volver a ser competitivo en una grande. En 2017, en mi primera campaña con Bahrain, acabé tercero en el Giro y segundo en la Vuelta. El año pasado me tiró y me lesionó alguien en Alpe d’Huez… no fue mi culpa. Espero que en 2019 veamos de nuevo a un corredor en forma y combativo, como a mí me gusta”. Campeón en 2013 y 2016, a los 34 se siente “un veterano en plenitud”: “Me encantaría hacer como Valverde. Alejandro conquistó a los 38 el Mundial, ¿por qué no puedo yo ganar mi tercera general? Se trata de un bonito desafío”.

El Tiburón compartirá equipo por primera vez en el Giro con su hermano, Antonio: “Ya hicimos juntos la Vuelta, pero resulta más bello reunirnos en la carrera de casa. Eso sí, Antonio ha logrado su plaza en el Bahrain a base de trabajo y una buena preparación, no por su DNI”. De su bloque destaca la fortaleza de la que se rodeará en todos los terrenos: “Pozzovivo y Caruso, con Antonio, me respaldarán en la montaña. Mis dos viejos eslovenos, Koren (32) y Bole (33), ayudarán en el llano y como capitanes de ruta. Agnoli, mi hombre de confianza, sirve para cualquier cosa, y en Garosio tenemos un joven con muchísima proyección”.

Beppe Martinelli, mánager del Astana y exjefe de Nibali, le situó por encima de Marco Pantani en una entrevista con TuttoBici en la previa de la Corsa Rosa: “Para mí, Vincenzo es más que Marco. Con más cabeza y quizá menos talento consiguió muchísimo más que Pantani: nada menos que la Triple Corona, Tour (2014), Giro (2013 y 2016) y Vuelta (2010), y monumentos como Lombardía (2015 y 2017) y la San Remo (2018)”. El siciliano agradece el halago, pero no entra a valorar “una cuestión de los tifosi”. Tampoco le importa no aterrizar en Bolonia con el cartel de máximo favorito: “Otras veces me lo colocaban los medios, ahora le corresponde el honor a Roglic o Dumoulin. Sin embargo, no me permitirán alegrías y cualquiera que pretenda alcanzar el título sabe que me debe vigilar muy de cerca”.