Competición
  • Euroliga
  • Copa Argentina
Euroliga
FINALIZADO
CSKA CSK

99

Khimki Moscú KHI

86

FINALIZADO
Maccabi TEL

84

Estrella Roja RED

69

FINALIZADO
B. Munich MUN

104

Asvel Villeurbanne AVI

63

FINALIZADO
Panathinaikos PAN

78

Milan MIL

79

Copa Argentina
FINALIZADO
Colón de Santa Fe Colón de Santa Fe COL

2 2

Estudiantes Caseros Estudiantes Caseros CAE

2 2

LA RUTA DEL TOUR

Berrendero, el preso que comió huevos fritos con patatas

Berrendero, el preso que comió huevos fritos con patatas

AFP

AFP/Getty Images

En 1936, el madrileño ganó en Pau, donde se quedó a vivir, al igual que Ezquerra, cuando estalló la Guerra Civil. Fue detenido en 1939 al regresar a España.
Tour de Francia: equipos y ciclistas confirmados

A Julián Berrendero, madrileño de San Agustín de Guadalix, le gustaba tomarse unas cervezas en los puertos en el Tour de su debut, en aquel 1936 en el que conquistó la Montaña. Muchas veces lo hacía con Ezquerra. Ninguno de los dos regresó a España al término de esa edición. Tampoco Cañardo. La Guerra Civil había estallado y ambos se quedaron a vivir en Pau.

Berrendero abrió una tienda y un taller. Y continuó con su carrera. En España había gente que no entendía por qué no volvían, pero la República ideó que podían servir para difundir sus valores. La Unión Velocipédica seleccionó al madrileño para el Tour de 1937, a cambio de firmar un manifiesto de adhesión y de ceder la mitad de ganancias a los huérfanos de la guerra. Berrendero ganó ese año en Pau, en la meta de hoy, aunque con un trazado con el Peyresourde, el Aspin y el Tourmalet.

En 1938 volvió a correr el Tour, ya sin gloria. Ya en 1939, la España de Franco fue vetada. Berrendero añoraba a su familia, a su novia que le esperaba en Ríos Rosas. Y decidió regresar en septiembre, aunque no pudo pasar de Irún. Fue detenido y estuvo 18 meses en campos de concentración, en Espinosa de los Monteros (Burgos), en Rota (Cádiz) y en Madrid. En marzo de 1941 fue indultado, con tiempo para ganar la Vuelta a España de ese año y de 1942.

En sus memorias relató cómo recibió la ayuda de un mando durante su cautividad: “Al llegar a Rota nos formaron y nos pasó revista un capitán. Estábamos firmes y se paró delante de mí. Se me quedó mirando y me dijo todo serio: ‘Usted, venga conmigo’. Le seguí asustado y cuando entramos en su despacho me abrazó llorando: ‘No me conoces’, me decía. Era José Llona, un ciclista de Bilbao que había corrido conmigo antes de la guerra. Me dio de comer dos huevos fritos con patatas que me supieron a gloria”.

0 Comentarios

Normas Mostrar