MILÁN-SAN REMO

Degenkolb conquista su primer Monumento con un gran sprint

El alemán del Giant remontó en la última recta a Kristoff. Matthews completó el podio. Lobato se descolgó muy pronto y Valverde terminó en 20º lugar.

Degenkolb conquista su primer Monumento con un gran sprint
Bryn Lennon Getty

Lluvia, frío, 293 kilómetros y casi siete horas para llegar desde Milán hasta la Vía Roma de San Remo. Adversidad y dureza, la esencia del ciclismo, el deporte de resistencia por excelencia. Con estas condiciones, suavizadas por unos tímidos rayos de sol en la parte final, y frente a la élite internacional, John Degenkolb conquistó con una poderosa remontada la Classicissima, el primer Monumento de un palmarés que promete ser extenso y excelso. Alexander Kristoff, defensor del título, no fue capaz de corresponder al trabajo del Katusha y acabó devorado por el sprint del alemán. Michael Matthews completó el podio en tercer lugar. La perla australiana pidió consejo al tricampeón Freire y, salvo por su colocación en los últimos metros, encerrado contra las vallas, cuajó una carrera excelente, siempre en cabeza.

Milán-San Remo 2015

1. John Degenkolb (Giant) 6h 46:16

2. Alexander Kristoff (Katusha) m.t.

3. Michael Matthews (Orica) m.t.

4. Peter Sagan (Tinkoff) m.t.

5. Niccolo Bonifazio (Lampre) m.t.

6. Nacer Bouhanni (Cofidis) m.t.

7. Fabian Cancellara (Trek) m.t.

8. Davide Cimolai (Lampre) m.t.

9. Tony Gallopin (Lotto-Soudal) m.t.

10. Boasson Hagen (MTN-Qhubeka) m.t.

20. Alejandro Valverde (Movistar) m.t.

A sus 26 años, Degenkolb suma cuatro grandes clásicas, Gante-Wevelgem, Hamburgo, París-Tours y San Remo, aparte de nueve etapas en la Vuelta y una en el Giro. El corredor del Giant se emocionó al alzar los brazos y en la ceremonia del podio: “Ganar aquí es lo más hermoso que me ha sucedido. Veía a Freire en la tele. He trabajado con ilusión durante cinco temporadas para cumplir este sueño. Todavía no me lo creo. Sabía que se encontraba en mi mano alcanzar un éxito de este calibre. Gracias a mis compañeros, me arroparon de una manera magnífica”. Con sus cualidades, supera muy bien las cotas y el pavés y posee una tremenda punta de velocidad, Degenkolb puede hincharse en las primaveras.

Aunque la victoria se resolvió en la volata, ocurrieron muchas cosas. Un patinazo de Stannard en el descenso del Capo Berta dejó a tres skys por delante: Rowe, Thomas y Swift. Stybar y Van Avermaet se unieron al trío en la Cipressa, para ser neutralizados en plena subida junto a Bono, el último superviviente de la fuga del día. Con el pelotón agrupado, los acelerones se multiplicaron y bastantes sprinters quedaron eliminados: Demare, en un enganchón; Lobato, Nizzolo, Greipel y Cavendish, reventados. En el descenso de la Cipressa, Oss y de nuevo un valiente Thomas lanzaron una ofensiva que murió en el Poggio. Como las opciones de Ciolek, Stybar, Gilbert y Kwiatkowski, caídos en la bajada. Camino de la meta, Sagan no halló soluciones a su ansia y concluyó cuarto. Tinkov tendrá que esperar a los adoquines.

En su quinta participación, Alejandro Valverde, terminó 20º, atento a los cortes y en el grupito que se jugó el triunfo. A un mes de cumplir 35 años, se echa en falta que disponga de más bagaje en la Milán-San Remo. Una prueba que, por sus características, debería haber frecuentado más. Como el Giro de Lombardía, donde ha sumado dos segundos puestos consecutivos, en 2013 y 2014. En una jornada de trabajo maratoniana, el murciano tomará esta misma tarde un vuelo a las 19:50 en Niza para llegar a Barcelona y disputar desde este lunes la Volta a Catalunya.