NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

NBA | RESUMEN DE LA JORNADA

Micic le pone buena cara a la vida

El base serbio brilla en su primer partido con su nuevo equipo, unos Hornets que se permitieron una alegría después de diez derrota seguidas.

Actualizado a
Vasilije Micic, en su primer partido con la camiseta de Charlotte Hornets.
Jim DedmonUSA TODAY Sports via Reuters Con

Así es la NBA: el glamour de la mejor liga del mundo, franquicias históricas y pabellones legendarios, sueldos que dejan muy atrás a los que se perciben en Europa… pero un sistema que puede ser muy duro cuando la moneda sale cruz, especialmente para aquellos jugadores que no llegan a un rendimiento de primerísimo nivel. Para los europeos criados en otro estilo de competición, con otras normas y otro tipo de gestión (con cosas mejores y otras peores), el choque cultural puede ser muy grande. Si se ha sido una gran estrella en Europa y toca ponerse el traje de meritorio, la cosa puede ser todavía más difícil. Y no digamos si no se es ya un jugador joven y centrado en su en progresión.

Vasilije Micic es un buen ejemplo de todo esto. El base serbio acaba de cumplir 30 años y llegó a la NBA el pasado verano después de deshojar mucho la margarita y cuando sintió que era el momento idóneo. Habían pasado dos años (2020-22) en los que había rendido a la altura de los mejores de la historia de la Euroliga: dos títulos de campeón, dos MVP de la Final Four, un MVP de fase regular y un premio de Máximo Anotador. Y, sobre todo, había llegado el momento de dar zancadas hacia adelante en Oklahoma City Thunder, la franquicia que tenía sus derechos desde 2020, cuando los recibió en un traspaso con los Sixers, que habían drafteado al base en 2014 (pick 52).

Esa parte se cumplió: los Thunder han pasado a ser uno de los mejores equipos de la NBA esta temporada, algo que motivaba a un Micic que en veranos anteriores se negó a fichar por un equipo en plena reconstrucción e incluso pidió que sus derechos NBA fueran enviados a otra parte. En lo individual, sin embargo, el camino estaba siendo difícil: el canadiense Shai Gilgeous-Alexander es un aspirante al MVP que acapara minutos en el puesto de base. Josh Giddey juega a su lado como base-escolta y los Thunder están confiando mucho en el rookie Cason Wallace, que se ha comido muchos de los minutos que podría haber tenido en la rotación un Micic que peleaba por las migajas con otro proyecto joven, Tre Mann (23 años, número 18 del draft de 2021).

Para colmo, un mal traspaso

Micic jugaba poco pero estaba viviendo, al menos, la competición al máximo nivel en la NBA. Eso cambió el jueves, cuando la noche del cierre de traspasos acabó con sus huesos en Charlotte Hornets, uno de los peores equipos de la liga. Uno que ahora cuando llegó él apilaba diez derrotas seguidas, solo había ganado diez partidos en toda la temporada y lleva años de reconstrucción infructuosa, desorden y disfunción. El escenario que Micic no quería ver en la NBA. Quizá con más minutos en pista, pero ni siquiero eso está asegurado porque los Hornets tienen a LaMelo Ball, un base joven estrella, y en la operación también fue incluido Mann, que puede quitarle minutos si en Carolina prefieren ver qué pueden sacar de un jugador de todavía 23 años. Los dos, Micic y Mann, formaron parte del lote, junto a Davis Bertans y dos segundas rondas de draft, con el que los Thunder se hicieron con Gordon Hayward, un jugador que acababa contrato y no iba a seguir en Charlotte en ningún caso.

En el primer partido de estos nuevos Hornets, Mann (no estaba LaMelo) Mann fue de hecho el base titular, pero Micic jugó 26 minutos y firmó sus mejores números en la NBA: 18 puntos y 9 asistencias. “No esperaba jugar tanto pero eso lo que quieres: jugar. Estoy feliz de que aquí crean que tengo potencial y quiero demostrar que puedo brillar a este nivel”, dijo después, satisfecho después de una victoria (115-106) que era la primera en casa desde el 19 de enero para unos renovados Hornets en los que también jugaron, además de Mann y Micic, Bertans, Seth Curry y un Grant Williams que estuvo a muy buen nivel (15 puntos, 8 rebotes) tras su fulminante salida de los Mavericks. Ayudó, claro, que llegaban de visita unos Grizzlies destrozados por las ausencias (esta vez, siete) y que acumulan ahora ocho derrotas consecutivas.

Controla todo lo que no se puede enseñar. Sabe dónde está todo el mundo en la pista. Obviamente, es un extraordinario pasador y un gran jugador de pick and roll. Y es grande, fuerte. Hace jugadas que quizá otros ven pero no tienen el talento para hacerlas”. El veterano Steve Clifford, su nuevo entrenador, habló maravillas después del partido de un Micic que en los Thunder solo participó en 30 de 51 partidos posibles. En ellos, apenas estuvo 12 minutos en pista y promedió 3,3 puntos y 2,2 asistencias. Un trago para el que había sido uno de los mejores jugadores de la Euroliga en los años anteriores, seguramente el mejor en ese citado tramo mágico en el que ganó dos títulos seguidos con el Efes.

El serbio tiene que intentar hacerse hueco ahora en un equipo hasta ahora sin orden ni concierto en pista, con muchos jugadores jóvenes, muy verdes, y cuya misión en este tercio final de la temporada será, probablemente, perder partidos y mejorar sus bazas para el próximo draft. Un escenario horrible para un Micic que quería competir, y que firmó con los Thunder un contrato de tres años 23,5 millones de dólares (una media de casi 8). Esta temporada y la que viene las tiene garantizadas; no así la tercera, algo más de 8 millones de dólares sobre las que tendrán que decidir los Hornets (o el equipo en el que esté) antes del 29 de junio de 2025. La puerta de Europa siempre estará abierta, claro, y Micic sería el jugador más deseado del mercado en el mismo momento en el que decidiera volver. Pero si quiere apurar sus opciones y encontrar su camino en la NBA, quizá este paso atrás le acabe ayudando a coger ritmo y confianza, con minutos y un rol más claro. Pero es que, sencillamente, así es también muchas veces la NBA. Para lo bueno y para lo malo.

Jornada gigante en la previa de la Super Bowl

Un sábado de maratón en la NBA para hacer casi todos los deberes del fin de semana (hoy solo hay dos partidos, y prontito) y despejar el domingo de la Super Bowl, que concentra como ningún otro evento la atención del público estadounidense. Estos fueron los resultados:

MAVERICKS 146-THUNDER 111

Consulta en este enlace la crónica del partido

CLIPPERS 112-PISTONS 106

NETS 123-SPURS 103

HORNETS 115-GRIZZLIES 106

MAGIC 114-BULLS 108

WIZARDS 113-SIXERS 119

HAWKS 122-ROCKETS 113

KNICKS 111-PACERS 125

RAPTORS 95-CAVALIERS 119

Consulta en este enlace la crónica del partido

WARRIORS 113-SUNS 112

Consulta en este enlace la crónica del partido

TRAIL BLAZERS 84-PELICANS 93