NBA | NUGGETS 140 - BLAZERS 108

Los Nuggets rescatan a Facu

Denver se hace con una victoria sanadora ante los Blazers, que no se encuentran a sí mismos, con un Facu Campazzo aportando acorde a lo que juega.

0
Facu Campazzo
Isaiah J. Downing USA TODAY SPORTS

Se ha puesto en contra la temporada de los Nuggets y, a contagios pasados, están intentando reconducirla como sea posible. A la espera de lo que pueda deparar el mercado y de ver cómo progresa Jamal Murray de su baja de larga duración, esto es lo que hay. Les toca remar y no poco, ya que están tocando todavía el 50% de balance clasificatorio, lo cual es una mala noticia para un conjunto al que se ve como uno de los más confiables de su conferencia. Resbalones como los del último partido, en el que los Clippers les remontaron 25 puntos para acabar derrotados, se pueden tener como algo puntual, no que sea la tendencia. Es por ello que rivales como los Blazers, el que tocaba en el Ball Arena este jueves, no pueden salir con una sonrisa de enfrentamientos con ellos si lo que desean en Denver es ir progresando y dejar atrás las malas sensaciones. Como le suelen decir a Lewis Hamilton cuando es hora de machacar a los rivales: "Hammer time". Los chicos cumplieron a la primera lo explicado e incluso le pusieron notas de color a un encuentro que terminó 140-108 y cuyo único brillo fue el de los de Colorado. La operación quirúrgica de Lillard vuelve a dejar el ánimo por los suelos en Portland y eso se transmite en la cancha; si el equipo estaba lleno de problemas por resolver y los mejores jugadores no están ahí para ser la referencia, mala solución se prevé. Lo pudieron hasta paladear los jugadores de Mike Malone: Jokic, contenido y acertado, fue casi un espectador de segundo fila de lo ofrecido por hombres como Nnaji, Hyland, Barton o Jeff Green. A la tropa militar se añade una navaja suiza que estaba siendo mal utilizada, Facu Campazzo, que aportó un doble-doble (18+12) en 27 minutos y deja fuera de sí las dudas con las que venía jugando los últimos partidos

La salida a cancha del base argentino fue el trampolín para que los Nuggets pasaran de estar igualados a los Blazers a dominar el partido. No fue otra la clave. Luego se unieron más, pero el punto de ruptura lo marcó Campazzo. La anotación de Little y Smith en el otro lado era con cuentagotas y tirando de calidad individual, mientras que Denver progresaba en el marcador gracias a la presión en defensa y a saber encontrar a Jokic para que éste decidiera si finalizar acción o servir balón. El +20 de control estuvo cerca tras un pase colgado para Jeff Green, que tiene 35 años pero vuela como si fueran 25, y al descanso había relajación en el frente local por su buen trabajo realizado. 

Como cuando eran compañeros, Jokic sigue demostrando que Nurkic que no puede con él. El serbio siguió sacando ventajas cerca del aro. Dos pases para dos triples de Rivers, bloqueo para que Barton lanzara desde fuera, etc. Nikola es muy absorbente y él lo sabe. 

Llegó en el tercer cuarto ese +20 que con ansia se esperaba y los Blazers lo único que hacían correctamente era salir rápidos en contraataque para pillar por sorpresa a la defensa de los Nuggets, pero poco más. No tenían armas con las que luchar de tú a tú. La segunda salida de Campazzo a cancha permitió subir las pulsaciones y que tanto él como compañeros también de posición como Rivers o Hyland engordaran su cuenta personal. El argentino llevaba una mala racha, con sólo 4,4 puntos aportados en los 25,6 minutos de media de los últimos cinco encuentros, y con esto se la carga sin miramientos.