MERCADO DE FICHAJES

El Breogán tira la puerta y ficha a Musa, comparado con Doncic

El Río Breogán se refuerza con el alero bosnio Dzanan Musa en su regreso a la Liga Endesa. El bosnio procede del Efes y antes estuvo en la NBA. Es de la generación del 99.

Dzanan Musa, nuevo jugdor del Río Breogán de Lugo.

Dzanan Musa, un alero bosnio de 2,06 m y solo 22 años (8 de mayo de 1999), es nuevo jugador del Río Breogán de Lugo, equipo recién ascendido a la Liga Endesa. Una manera, la del club lucense, de llamar a la puerta en su regreso a la ACB con la contratación de un jugador del que se ha escrito mucho y que es de la generación de Luka Doncic, de 1999, por lo que se les ha llegado a comparar cuando ambos despuntaban en las categorías inferiores. Algo que también se hizo cuando los dos dieron el salto a la NBA el mismo año, en 2018, pero mientras uno no dejó de crecer y deslumbrar desde el inicio, el otro se fue diluyendo hasta abandonar definitivamente la Liga norteamericana. En enero pasado recaló en el Anadolu Efes, que en mayo se proclamó campeón de Europa, pero apenas jugó en Europa pese a firmar un contrato inicial de tres años. Ahora, llega a Lugo con el reto de relanzar su carrera. Una apuesta de riesgo para el club, pero una apuesta valiente, porque el jugador tiene talento.

Musa se formó en las categorías inferiores de su Bosnia natal, en el Kos Mostar, muy joven fichó por el Cedevita Zagreb. Su gran progresión, que acompañó con tres títulos de Liga y tres títulos de Copa en Croacia, lo llevó a ser seleccionado por los Brooklyn Nets en la primera ronda del draft de la NBA en 2018 (en el puesto 29). Con los Nets jugó dos temporadas (4,3 puntos y 2 rebotes en 54 partidos), alternando con el equipo de desarrollo de la franquicia (Long Island Nets) antes de ser traspasado a los Detroit Pistons. En enero de 2021 llegó al Efes turco, con el que promedió 11,3 puntos y 3,5 rebotes en la Liga. En la Euroliga, apenas 12 minutos totales en cuatro partidos. Había debutado casi seis años atrás en la máxima competición continental el 15 de octubre de 2015 con la camiseta del Cedevita, tenía solo 16 años, y lo hizo, precisamente, justo un día antes que Doncic, que se estrenaba el 16 de octubre de 2015 en la pista del Khimki.

El bosnio fue nombrado en 2015 MVP del Eurobasket Sub-16. También disputó el Mundial Sub-17 y el Europeo Sub-18 y debutó con la selección absoluta de Bosnia en la fase de clasificación para el Eurobasket 2017.

“Musa tiene un buen manejo del balón y recursos para anotar, tanto desde el exterior como en la penetración. El jugador expresó su ambición de relanzar su carrera de la mano de Río Breogán, explica en su comunicado en club lucense.

El paralelismo con Doncic

Al ser Musa coetáneo de Doncic y tener carreras paralelas, la comparación siempre estuvo ahí. El papel del bosnio en las categorías de formación fue rompedor en su momento: máximo anotador del Europeo Sub-16 en 2014 y 2015, logrando el título en la segunda tentativa, máximo anotador del Eurobasket Sub-18 de 2016 y un gran Mundial ese último año en el que incluso anotó 50 puntos en un encuentro ante China-Taipéi. En el paso al profesionalismo todo cambió, porque en muchos informes de ojeadores de 2018 los nombres de Doncic y Musa iban casi a la par. Acabaron siendo los únicos europeos elegidos en primera ronda aquel año junto a Moritz Wagner.

Cuando llegó a la NBA el paralelismo con Doncic, por ser compañeros de generación, procedencia, aspecto y edad, hizo que la propia Liga publicara un documental, Something In The Water, en el que se trataba, también con otros como Vlade Divac y Goran Dragic, la ruptura de la antigua Yugoslavia, su diáspora y la reconstrucción en términos de baloncesto.

Dzanan Musa dejó reflexiones muy interesantes en una entrevista de promoción que realizó para Sports Illustrated, que recordamos en las siguientes líneas:

Drazen Petrovic: "Cuando anotaba una canasta, parecía que hubiese marcado un gol. Tenía mucho amor por el baloncesto. Era un héroe".

Los insultos que recibió por ser musulmán: "Era un crío de 16 años cuando escuché los insultos. Me afectó mucho. Ni siquiera jugué, me tiré los 40 minutos sentado en el banquillo y mi equipo perdió. Los aficionados me insultaban por detrás y me tiraban cosas. Tienes que acostumbrarte a ser el blanco de las críticas cuando estás en un país extranjero".

Estados Unidos: "Quizá me compre un tigre, como hizo Mike Tyson".

La reconstrucción de Bosnia tras la guerra: "La gente de Yugoslavia tiene una autodisciplina que no se ve en el resto de países. Somos niños de la guerra. Yo nací cuando ya había terminado, pero la sentí porque mi padre estaba en el ejército y era responsable de 2.000 soldados. Cuando ves a gente morir a todas horas, es lógico tener las emociones a flor de piel. Tenemos algo que nadie puede describir porque el horror y el terror de la guerra nos hizo más fuertes".