LOS ANGELES LAKERS

Marc ha sido "crítico" para el buen rendimiento de los Lakers

La prensa en EE UU parece tenerlo claro y Frank Vogel también. Marc está recuperando su sitio en la rotación y los datos le dejan en mejor lugar que a Drummond y Harrell.

Marc ha sido "crítico" para el buen rendimiento de los Lakers
ETIENNE LAURENT EFE

Los Lakers, en absoluto estado de precariedad todavía (sin Dennis Schröder y sin un LeBron James a punto de regresar) lograron ante Phoenix Suns, uno de los mejores equipos de la regular season, uno de sus mejores triunfos (123-110) de su sufridísima segunda mitad de temporada. Seguramente no sirva para evitar el play in, pero desde luego ayudó a la moral del campeón, sobre todo porque en los últimos partidos se está volviendo a ver la mejor versión de Anthony Davis. El ala-pívot sacó su versión demoledora y manejó él solo (42 puntos, 12 rebotes, 5 asistencias, 3 robos, 3 tapones) a un rival al que podría volver a ver en primera ronda de unos playoffs que arrancan el 22 de mayo, después de un play in (18-21) al que parecen abocados los Lakers.

Pero no fue solo Davis: Alex Caruso y Kentavious Caldwell-Pope jugaron un partidazo en el backcourt… y Marc Gasol volvió a dar minutos de muchísima calidad: +10 en 18 en pista aunque solo anotó un punto. Capturó 6 rebotes, repartió 3 asistencias y volvió a acumular buenas decisiones. Tanto que Frank Vogel está optando por el español cada vez más claramente en una rotación de pívots que ha sido confusa desde que llegó Andre Drummond. Contra los Suns, Marc se sentó con el equipo 17 arriba a falta de menos de 11 minutos y tuvo que regresar cuando la ventaja se había reducido a 7 puntos. En este tramo (+13 final para Lakers) sin Marc, Drummond falló opciones claras debajo de canasta y sufrió en defensa contra el pick and roll de Chris Paul y DeAndre Ayton.

Sam Quinn asegura en un artículo en CBS que Marc ha sido “crítico” para el buen rendimiento de los Lakers en los últimos partidos a pesar de la plaga de lesiones y contratiempos que les sigue afectando. Y da un dato demoledor: desde la llegada de Andre Drummond (debutó el 31 de marzo) este es el más/menos de los tres pívots del equipo angelino: Montrezl Harrell -78, Andre Drummond -23, Marc Gasol +23.

La evolución de minutos y sensaciones ha sido óptima para Marc, que está regresando a los 20 minutos por noche que tenía antes de quedar de baja por COVID, cuando era el pívot titular. La llegada de Drummond le dejó casi fuera de la rotación: siete partidos sin minutos con Vogel inclinado a colocar al recién llegado como titular y a Harrell como pívot suplente. Marc se quejó y su situación llegó a parecer muy delicada, tanto que incluso se habló de un posible buyout. Pero Vogel insistió en que quería a sus tres pívots y, poco a poco, Marc ha ido ganando minutos. Por cantidad y calidad. Lleva cuatro partidos seguidos de vuelta en la rotación y, aunque no es titular, está en pista en muchos de los mejores tramos de su equipo. O aparece (“Soy el Señor Lobo, soluciono problemas”, dijo él mismo) cuando las cosas van mal y, casi siempre, para que su equipo enderece el rumbo en sus minutos. Fue muy evidente cuando los Lakers ganaron a los Nuggets con dos minutos de Marc en la primera y 15 en la segunda, a un nivel fabuloso frente a Nikola Jokic cuando Drummond se había cargado de faltas. Contra Sacramento Kings, entró con 15-28 y se fue con 41-37. Casi no jugó en la segunda parte… y los Lakers perdieron pese a llegar con ventajas de más de 10 puntos a los últimos 10 minutos.

Ahora es Harrell el que tiene más tramos fuera de la rotación y mientras Drummond siga a su actual y pobre nivel, todo apunta a que cuando llegue la hora de la verdad, el play in y los playoffs, Marc no solo estará en el equipo (sea o no titular) sino que tendrá minutos importantes. Entonces, ya se sabe, los Lakers usarán mucho a Anthony Davis como pívot puro. Pero cuando no lo hagan, la inteligencia y competitividad de Marc parecen ideales. El español es más duro y cerebral que Drummond en defensa, anota tiros y, sobre todo, activa el ataque con su IQ y su buena mano para pasar. Con él, los Lakers anotan 12,8 puntos por cada 100 posesiones en contraataques. Con Drummond, esa cifra es de 11,8. Más baja a pesar de que el segundo rebotea más que Marc. Pero el español simplemente, juega mucho mejor cuando tiene la bola en las manos. El artículo de Quinn, por último, recuerda un dato que parece lejano pero que puede dar pistas de lo que está por venir: antes de la complicada lesión de Anthony Davis, el quinteto titular de los Lakers (Schröder, Caldwell-Pope, LeBron, Davis, Marc) aplastaba a los rivales con un +13,9 por cada 100 posesiones. Muy significativo.