NBA | WARRIORS 122 - 121 BUCKS

Curry se va a 41 puntos y mantiene vivos a los Warriors

Victoria crucial de los Warriors, que se impusieron a unos Bucks sin Giannis con remontada incluida en el último cuarto. Curry, con 41 puntos, volvió a ser el mejor.

Una cosa está clara: Stephen Curry no va a rendirse. Por muy rara que esté siendo la temporada o muchas piedras en el camino que se encuentren los Warriors, el base va a intentar conseguir el objetivo principal del equipo, llegar a playoffs. Y si hay que disputar antes el play-in lo hará, por mucho que su compañero Draymond Green haya declarado que no tiene demasiadas ganas de jugarlo. El ala-pívot hizo una reflexión interesante en lo referente a sus palabras: los Warriors han pasado de disputar cinco Finales consecutivas, ganar tres anillos y crear una de las mayores dinastías de la historia de la NBA, a, primero, quedarse sin playoffs, y ahora luchar por ellos. Una batalla menor para Green y también para Curry, pero ninguno de ellos va a rehuir de la pelea y van a intentar llegar lo más lejos posible sin pudo ni excepción. El objetivo siempre es ganar cada vez que se sale a pista y ellos, dos de las tres caras más visibles (cómo echamos de menos a Klay Thompson) de un proyecto que se convirtió en un equipo campeón, van a luchar hasta la extenuación por alcanzar el objetivo.

Ante los Bucks, los dos dieron la cara. Green haciendo su particular y ya tradicional trabajo entre bambalinas, sin una estadística hinchada pero con una capacidad para generar juego para sus compañeros y ser el líder absoluto de la defensa que pocos jugadores en la historia han tenido y que han llevado al propio jugador, en su consabida verborrea, a autoproclamarse como el mejor defensor de todos los tiempos. Y Stephen Curry haciendo lo que mejor sabe hacer: crear espectáculo, anotar desde todas las posiciones posibles (cuando más alejado del aro, mejor) y siendo el líder deportivo mientras su infatigable compañero, Draymond, lo es en el plano espiritual y moral. Green finalizó con 6 puntos, 5 rebotes y 8 asistencias. Curry, con 41 tantos, 6 rechaces y 4 pases a canasta. Y los Warriors remontaron a los Bucks un resultado adverso en un espectacular último cuarto para conseguir una victoria vital en un final de infarto.

El encuentro mantuvo una tónica de igualdad hasta el tercer periodo, cuando los Bucks anotaron 38 puntos que dañaron en demasía la débil defensa de unos Warriors con muchas taras. Los locales entraban cinco abajo al último periodo (88-83), una diferencia que aumentaba hasta el 90-83 gracias a una canasta de Jeff Teague, que se fue a los 15 puntos y está demostrando en Milwaukee todo lo que no hizo en Boston, algo que mina aún más la moral de los verdes. El equipo de Steve Kerr fue un martillo pilón que llegó vivo a un final de locos. Jrue Holiday, recién renovado (160 millones en 4 años, ojo), atrapaba un rebote ofensivo tras un caprichoso lanzamiento de Pat Connaughton y anotaba, dando ventaja por la mínima a su equipo, huérfano de Giannis Antetokounmpo (nada grave) desde hace un par de partidos. Kelly Oubre Jr., sacaba una falta en la jugada siguiente y anotaba dos tiros libres, aprovechando el espacio generado por las ayudas constantes a un Curry que los Bucks no dejaron lanzar. Y los fallos de Khris Middleton y, otra vez, Connaughton, daban la victoria a los locales. Muy celebrada por Curry, por cierto.

Jrue Holiday celebró su renovación con 29 puntos, insuficientes para dar la victoria a su equipo. Middleton se fue a 28, en una gran serie de lanzamiento que incluyó un 10 de 19 en tiros de campo y 2 de 4 en triples. Bobby Portis sumó un buen doble-doble (13+13), Thanasis Antetokounmpo llegó a los 10 tantos y el ya mencionado Jeff Teague también sumó dobles dígitos desde el banquillo. En los Warriors, además de ese dúo dinámico formado por Curry y Green, destacaron James Wiseman (13+10), Oubre Jr. (19 y los dos tiros libres que dieron la victoria a su equipo), Kent Bazemore (18) y Jordan Poole (10). Los Bucks siguen terceros de la Conferencia Este sin grandes alardes y con sensaciones diferentes a temporadas pasadas, con grandes récords y derrotas inopinadas en playoffs. Mientras tanto, los Warriors continúan su particular lucha por los playoffs y están décimos (24-27), a 1,5 partidos de unos Spurs en caída. Desde luego, lo tienen complicado y van a tener que remar mucho para llegar a playoffs, algo que tendrán que hacer mediante el play-in (le guste más o menos a Draymond Green). Pero no se van a rendir. Stephen Curry ya lo ha demostrado.