NBA | BLAZERS 125 - 124 PELICANS

Animal Lillard

Impresionante partido del base, que con sus 50 puntos ayuda a que su equipo remonte 17 de desventaja. Zion tuvo el tiro para ganar.

0
Animal Lillard
Soobum Im USA TODAY Sports

Si Damian Lillard jugase en un mercado grande ya tendría algún MVP. Es una afirmación que no se puede asegurar al 100%, pero viendo partidos como el de hoy es difícil explicar que este jugador haya acabado sólo una vez entre los cinco más votados para el premio (cuarto en 2018). Desde luego, si sigue jugando así es más que probable que el 2021 se una a su lista personal... y ya veremos si en un puesto más alto.

La de hoy fue una de esas noches en las que la liga, casi al completo, reacciona ante la acctuación de uno de los suyos. Muchos jugadores utilizaron Twitter para demostrar lo impresionados que estaban ante lo sucedido. Lo que pasó fue que los Portland Trail Blazers ganaron un partido que tuvieron perdido durante una gran cantidad de minutos. Lo hicieron gracias a esa forma que tiene este equipo a veces de no darse nunca por vencido, de seguir empujando para llegar a los últimos minutos vivo. Y en esos momentos, cuando el partido está en el alambre y quedan pocas posesiones, Lillard es el rey. Anoche fueron dos tiros libres suyos a 1,2 segundos los que dieron la victoria a su equipo. Pero antes metió otros dos tiros libres, un 2+1 y un triple. Todo ello dentro de los tres últimos minutos. Bien acompañado por Gary Trent Jr. y Carmelo Anthony, que también metieron canastas clave en esos instantes, el base volvió a ser infalible en el momento de la verdad, complentando una actuación fastuosa.

Porque antes de todo esto ya estaba firmando una partido de leyenda que acabó por ser histórico. 50 puntos en 20 lanzamientos. Es el tercer menor número de tiros que un jugador necesita mara meter semejant cantidad de puntos. Además, es su tercer encuentro de 50+10 asistencias, igualando a Tiny Archibald y Russell Westbrook en el segundo puesto de la historia. También empata con LeBron en el séptimo puesto de la lista de partidos de 50 puntos y, en general, supera los 16.000 tantos y 4.000 pases de canasta en sus primeras nueves temporadas, algo que sólo habían conseguido el propio LeBron, Larry Bird y Oscar Robertson.

De esta manera Lillard mantiene a los suyos firmes en el sexto puesto, aguantando el tirón de los que vienen por detrás y evitando de momento entrar en los puestos del play-in. Además, los Blazers tuvieron una buena noticia: el regreso de CJ McCollum, que cuando se lesionó en enero estaba firmando su mejor temporada anotadora (26,7 puntos). Anoche jugó 27 minutos (su entrenador avisó que al principio tendría limitación en este sentido) y metió 10 tantos. Enfrente, la montaña rusa de los New Orleans Pelicans no tiene fin. Después de arrasar a los Clippers tocaba caer. La falta de consistencia y regularidad de este equipo comienza a ser desesperante. Es muy difícil que enlacen dos partidos realmente serios y, muchas veces, incluso les cuesta parecer un equipo sólido dentro de los 48 minutos. Los encuentros que han tirado a la basura después de tenerlos bastante dominados empiezan a formar un montón importante y, aunque siguen a dos victoris del décimo puesto de los Grizzlies y se les supone con más talento que a los de Memphis, cuesta argumentar que son favoritos para acabar en esa posición.

Fue un gran día de Brandon Ingram (30+6), de Zion (28+5+8), que tuvo el tiro ganador, y de Lonzo (11 puntos y 17 asistencias, récord personal de la temporada), que cada vez está jugando mejor. Pero la sangría defensiva continúa y el talento no sólo vale con demostrarlo atrás. Esa es la lección que mientras no aprendan no les permitirá avanzar.