NBA

¿Carrera de 10 por el MVP? De LeBron y Jokic a Lillard y Doncic

La lucha por el premio al mejor está especialmente abierta e incluye a clásicos como Durant, Curry y Giannis y nuevos aspirantes como Donovan Mitchell, el líder de los Jazz.

¿Carrera de 10 por el MVP? De LeBron y Jokic a Lillard y Doncic
Harry How AFP

La pelea por el MVP está abierta de par en par, con más aspirantes que en temporadas anteriores, después de más de un tercio de curso completado y el calendario acercándose al parón que divide los dos tramos en los que se organizó esta Regular Season de pandemia, y que parece que sí tendrá (el 7 de marzo, en Atlanta) All Star Game en su eje.

El debate siempre es animado… e inagotable. Los criterios acaban siendo finalmente personales: ¿deben inclinar la balanza solo los números individuales? ¿Cuánto hay que ponderar el éxito colectivo? En cuanto no hay un único candidato muy claro (y es excepción cuando lo hay, en realidad) aparecen también gustos personales, filias, fobias, distintos puntos de vista…

Ahora mismo, hay varios niveles en una carrera que todavía puede sufrir alteraciones serias. Serían estos (o eso creemos…):

LOS GRANDES FAVORITOS AHORA MISMO

LeBron James (Lakers): 25,5 puntos, 8 rebotes, 8 asistencias. Para muchos, el gran favorito. Para algunos, no tanto si se separa la narrativa de los méritos reales. Sí, LeBron tiene 36 años, no se ha perdido ni un partido y es obvio que quiere un quinto MVP. Cuánto cuenta eso, es debatible. Pero no lo es que sigue ofreciendo un rendimiento eternamente descomunal, decidiendo partidos y cargando con el peso de los Lakers, más ahora con los problemas físicos de Anthony Davis. Como cada año suma armas a su legendario repertorio, la más clara esta vez es su percusión desde el triple: tira casi 7 por noche con un 38% de acierto. Algo impensable en la primera parte de su carrera. Un mito.

Joel Embiid (Sixers): 29,8 puntos, 10,8 rebotes y 2,8 asistencias. Dura gira por el Oeste para los Sixers, que han perdido en Portland y Phoenix y juegan esta noche en Salt Lake City contra los intratables Jazz. Eso deja a los de Doc Rivers en 18-9, todavía al mando en el Este pero con peor balance que tres equipos del Oeste y casi idéntico que el cuarto, Phoenix Suns. Embiid está al mejor nivel de su carrera, con su poder aplastante en ataque y una incidencia determinante en defensa.

Nikola Jokic (Nuggets): 26,5 puntos, 11,5 rebotes y 8,7 asistencias. Tal vez, el gran favorito si se atiende exclusivamente a su rendimiento individual. Lidera a los Nuggets en todas las grandes categorías estadísticas (puntos, rebotes, asistencias, robos, tapones) y solo los altibajos de su equipo, que ahora es séptimo del Oeste, le quitan ventaja en esta carrera por ser el mejor del curso. En un nivel histórico como jugador de ataque y camino de firmar la mejor temporada de un pívot en promedio de asistencias.

A UN PASO DEL PRIMER ESCALÓN

Kevin Durant (Nets): 29 puntos, 7,3 rebotes, 5,3 asistencias. No hay ejemplo mejor de recuperación tras una lesión gravísima. Después de perderse toda la temporada pasada tras su fractura del tendón de Aquiles en las Finales 2019 de la NBA (Raptors-Warriors), Kevin Durant está jugando a un nivel asombroso, tan bueno como el mejor que hayamos visto en la carrera de uno de los mayores talentos de siempre. Y sus Nets, con todos sus problemas de ajustes y sus cosas, están a menos de tres partidos de los Sixers en el Este. Durant, entre el COVID y los problemas físicos, se ha perdido ya nueve partidos. Pero si sigue a este nivel (sobrehumano) y los Nets acaban asaltando el primer puesto del Este… Juega de base, escolta, alero, ala-pívot y pívot, lo hace todo bien y anota literalmente cómo y cuándo quiere. De otra dimensión.

Kawhi Leonard (Clippers): 26,7 puntos, 5,9 rebotes y 5 asistencias. Se está hablando poco de los Clippers, y eso seguramente sea lo mejor para los angelinos después de su cacareada y finalmente calamitosa temporada pasada. Pero Tyronn Lue le está dando identidad y química al bloque, Paul George (ahora lesionado) ha recuperado su mejor nivel… y Kawhi Leonard está en su mejor versión física desde los mejores tiempos en los Spurs. Una roca con más continuidad y energía que la temporada pasada y un jugador, como siempre que está a tono, de eficiencia asombrosa: cada vez mejor como pasador y en los mejores números en el tiro (51,3% de campo, 39% en triples) de su carrera. Y los Clippers son, sin hacer ruido, el tercer mejor equipo de la NBA, a solo un paso de los vecinos Lakers.

Stephen Curry (Warriors): 29,9 puntos, 5,4 rebotes, 5,9 asistencias. Los Warriors (14-13) están en puesto de playoffs en el Oeste (o de play in, más bien). En formato modesto sin Klay Thompson, la gran razón de que marchen en positivo es, sin duda, el mejor Stephen Curry, al nivel (o por encima) de su doble MVP (2015, 2016) incluida la primera designación por unanimidad de la historia. Tras un año casi sin jugar por la combinación de una lesión de muñeca y la pandemia, y ya con 32 años, Curry está en una maravillosa madurez en la que dirige, carga con todo el peso de su equipo y mantiene intacta la magia anotadora, con esas rachas de triples imposibles que solo están a su alcance. El nivel de los Warriors le quita opciones, pero su nivel es de MVP, sin duda.

Damian Lillard (Blazers): 29,2 puntos, 4,3 rebotes, 7,3 asistencias. Con otra acción heroica en el partido contra los Mavericks, Lillard (30 años ya) suma 33 canastas para dar ventaja a su equipo en el último minuto, más que nadie en la NBA desde que él llegó en 2012. Los Blazers han vuelto a sufrir una plaga de bajas (Nurkic, McCollum, Collins…) y sin embargo están quinto del Oeste con un meritorio 16-10 y triunfos de prestigio contra la realeza de la NBA. La razón es Lillard, a un nivel otra vez colosal y para el que el balance de su equipo no debería ser un hándicap sino un punto muy a favor: él sostiene a estos Blazers y los tiene como, pese a todo, uno de los equipos con mejor balance de la NBA. Un jugador genial.

POR AHORA, UN PASO POR DETRÁS

Donovan Mitchell (Jazz): 24,2 puntos, 4,3 rebotes, 5,1 asistencias. La temporada de los Jazz es extraordinaria: 22-5 y 18 victorias en 19 partidos después de arrancar con un discreto 4-4. El juego del equipo de Quin Snyder es tan coral que se destaca a un bloque ahora mismo imparable por encima de las individualidades. Pero la más brillante es Mitchell, cada vez más cómodo como jugador franquicia y que encajaría en un molde muy sencillo para el MVP: el mejor del mejor equipo. Hay quien cree que Rudy Gobert, con una incidencia descomunal en los partidos, merece estar en la carrera por el MVP más allá de ser muy favorito para ganar su tercer premio de Defensor del Año.

Giannis Antetokounmpo (Bucks): 28 puntos, 11,5 rebotes, 5,7 asistencias. Giannis es el MVP de las dos últimas temporadas y, aunque no sea del todo justo, ese desgaste cuenta… sobre todo si está haciendo partidazos, pero un poco menos. Si está haciendo cosas extraordinarias... pero que le hemos visto hacer mejor en las pasadas temporadas. Además, los Bucks no dirigen esta vez el Este, no por ahora, en un curso más irregular que los pasados y en el que Budenholzer trata de construir un ataque menos dependiente de Giannis pensando en las trampas que les volverán a tender los rivales en playoffs. Aún así, los números del griego vuelven a hablar por sí solos.

Luka Doncic (Mavericks): 29,1 puntos, 8,6 rebotes y 9,4 asistencias. En cuanto ha estabilizado el tiro de tres después de un mal arranque de temporada desde la larga distancia, Doncic bate récords de anotación y dirige a unos Mavs que empezaron horrible, golpeados además por la COVID, y van reenganchándose en el Oeste. El propio Doncic se descartó (por ahora) de esta lucha por el MVP. Pero su caso es otro de esos en los que el balance de su equipo no debería ir contra él: es mejor no pensar dónde estarían estos Mavericks sin el esloveno. Por ahora es un outsider en la pelea, pero si sigue jugando como en estas últimas semanas y su equipo coge definitivamente tono…