WIZARDS 149-NETS 146

Westbrook funde a Durant y Kyrie Irving en un final de manicomio

Increíble triunfo de los Wizards, el peor equipo de la temporada, contra unos Nets que ganaban por 5 a falta de menos de 10 segundos. Heroico último cuarto de Beal y Westbrook.

0
Westbrook funde a Durant y Kyrie Irving en un final de manicomio
Will Newton AFP

Los Nets son un espectáculo. Eso no se lo quita nadie, para bien… y para mal. Sus ráfagas de talento descontrolado son dignas de ver, sus valles de desastre colectivo te impiden apartar la mirada. Algunos pronosticaron que este equipo sería campeón cuando llegó James Harden para unirse a Kevin Durant y Kyrie Irving. Otros predijeron una catástrofe cósmica en Brooklyn. Y los dos grupos suelen tener motivos para defender su tesis prácticamente en cada partido de un equipo de poder descomunal y descontrolado en ataque y pobreza colosal y descontrolada en defensa.

En una histeria incomprensible y casi circense, los Nets perdieron contra el peor equipo de la NBA, los pobres Washington Wizards (149-146) que suman ahora cuatro victorias (4-12). Perdieron aunque metieron 146 puntos, aunque ganaban por 18 todavía en el primer cuarto (13-31, minuto 10), aunque pasaron de 70 puntos en la primera parte (71). Aunque, sin James Harden (problema muscular), Kyrie sumó 26 puntos y 8 asistencias y Durant 37+6 y 7 rebotes. Aunque Joe Harris batió su récord de triples (8 para 30 puntos) y Jeff Green (23) lideró un banquillo que aportó 42 puntos. Aunque metieron más de 58% de sus tiros y más del 52% de sus triples.

Pero perdieron. Sí, aunque ganaban 121-130 a menos de cinco minutos del final, tramo en el que encajaron ¡28 puntos! Y aunque estaban 141-146 con menos de diez segundos por jugar. Es curioso: en los últimos 25 años solo había habido siete remontadas en 23.497 partidos en los que la desventaja era de cinco puntos o más en los últimos diez segundos. Este fin de semana ha habido dos: los Blazers a los Bulls el sábado, un milagro de Damian Lillard. Y este triunfo incomprensible de los Wizards. En esos diez segundos finales, Bradley Beal anotó un triple frontal llegando en carrera, Joe Harris se lio con el saque de fondo y le dio la bola a los Wizards y Russell Westbrook metió otro triple, este del lateral izquierdo. Con 147-146 y un último ataque, un saque de fondo de Kyrie debajo de la canasta de los Wizards dejó solo a Luwawu-Cabarrot, que cortó bien hacia el aro y dejó, mal, una bandeja a tablero que no entró. Beal sentenció con dos tiros libres en el último segundo.

Todos los números del partido fueron increíbles: los Wizards forzaron 17 pérdidas (inaceptables ante un rival así) de los Nets, que anotaron 34 puntos por los 72 que recibieron en las zonas. Si en el triunfo ante los Thunder defendieron al menos decentemente, los de Steve Nash bordearon el ridículo (y seguramente me quede corto) en este partido, en el que encajaron 48 puntos (48-38) en el último cuarto, 22 de Beal y 17 de Westbrook. El primero, el máximo anotador de la Liga por delante de Durant, acabó después de un mal inicio con 37. Y Russell Westbrook jugó su partido del año, uno en el que no pudo reencontrarse con el lesionado Harden tras la implosión exprés de su unión en Houston: 41 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias al estilo del viejo Westbrook. Una gozada.

Hay un dato de Statmuse que explica perfectamente lo que son estos Nets, que están ahora 13-9. Desde la llegada de James Harden y la formación del big three atómico, tienen un rating ofensivo de 122,6 y un rating defensivo de 119,9. El primero sería el mejor de la NBA en la temporada… y el mejor de la Liga en toda su historia. El segundo sería el peor de la NBA en la temporada… y el peor de la Liga en toda su historia. Es así, los números corroboran lo que se ve en la pista. Mientras van llegando refuerzos (Norvel Pelle, Imán Shumpert) la plantilla es corta, con agujeros negros en cuanto a defensa, rebote y pegamento y una dirección que parece que solo piensa en cómo llegar a 200 puntos. Pero el trío de estrellas es tan poderoso que, pase lo que pase, estarán siempre a dos pinceladas de ser uno de los máximos favoritos al anillo. Mañana, noche grande contra los Clippers, el mejor equipo de la NBA (16-5). Con estos Nets, ya se sabe: todo, literalmente todo puede pasar, de la victoria de autor a la debacle para el recuerdo. Así que como para perdérselo, claro…