NBA | GRIZZLIES 115 - NETS 110

Ni la heroicidad de LeVert le sirvió a los Nets en Memphis

El equipo neoyorquino, que cuenta con la baja de Dinwiddie pero momentáneamente también de Irving y Durant, cayó pese a intentar una remontada.

Caris LeVert
Justin Ford USA TODAY SPORTS

La temporada pasada tocó tirar con lo que se tenía. En el inicio de esta nueva campaña, más esperanzador por las estrellas que se han podido unir, también ha habido contratiempos que, en partidos como éste, dejan margen a los que menos juegan para salvar la papeleta. No veremos más a Spencer Dinwiddie esta temporada, ésa es una baja segura, pero en esta franja del calendario también se ha juntado el aislamiento de Kevin Durant tras tener contacto con un positivo por coronavirus y las razones personales que ha aducido Kyrie Irving para salirse de la disciplina habitual de la plantilla. Vamos, que ante los Grizzlies el panorama era parecido al de la pasado año: estirar el chicle y ganar sólo si se ve una flaqueza. 

El contrario también tiene sus problemas. Ja Morant sigue y seguirá de baja por lesión. Hablamos de un jugador que viene de marcar su récord personal antes de hacerse un esguince de tobillo que le ha dejado parado un mes. Pérdida de mucha valía para Taylor Jenkins. Pero precisamente este técnico, un año más experto que un Steve Nash directamente debutante, se ha caracterizado por saber buscar alternativas dentro de su plantilla, que hay veces que no da para más. 

Los Grizz ya les habían ganado el primer duelo de la temporada. Fue en el que se lesionó Morant y las bajas en el equipo neoyorquino eran las mismas. Bueno, otro de los que podía hacer daño por fuera ante la ausencia de Ja, Tyler Johnson, también está fuera por el protocolo del coronavirus. Y se volvió a repetir la historia. Memphis lleva tres victorias y dos de ellas son ante Brooklyn

Se le complicó rápido la historia a los vestidos de negro. El multiusos Bruce Brown fue el que empezó como teórico base aunque en la práctica era una comparsa. Lo que había que hacer era darle el balón a Caris LeVert cuando se llegara a los tres cuartos de cancha. Pero flagrantemente, además. Eso funcionó unos minutos, claro. Allen, que le ha quitado el sitio a Jordan, jugaba buenas pantallas para que LeVert tuviera espacios para levantarse. El fondo de armario de los Nets es para contentarse y quizá en esta ocasión pecaron demasiado de darle el balón a un solo hombre. 

En el otro lado el movimiento de balón era de más calidad, menos itinerante. Tyus Jones era el encargado de mover al equipo y Dillon Brooks fue el que empezó a asumir tiros. Pero ahí sumaban todos. Frazier, el hombre fichado para sustituir a Morant, metía sus tiros, Tillman destacaba en una mala noche de Dieng, el trío de Allen, Bane y Melton hacía trizas a los quintetos de cambios del rival, etc. 

La distancia se instaló en los veinte puntos en la primera franja del segundo cuarto. Era simple: los Nets no producían acorde a lo que estaban concediendo. Y la estrategia con LeVert, que acabaría con siete triples y un total de 43 puntos, empezaba a no ser suficiente. Antes de llegar al último cuarto, igualdad de fuerzas. Un 2+1 de Allen, de hecho, ponía por delante a los Nets (78-80, minuto 32).

Ya en el último periodo, fuerzas muy igualadas. Mención especial al trabajo de Brandon Clarke, que espoleaba a sus compañeros con acciones encadenadas en ambos lados para ganar algo de aire. Clarke, autor de 21 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias, metió la última canasta en juego de su equipo. Un triplazo con paso atrás de Caris LeVert apretó todo en los últimos segundos, pero el novato Desmond Bane no falló en los tiros libres y sentenció el partido, que acabó con el 115-110.