DETROIT PISTONS

Los tres hermanos Ball, en la NBA: LiAngelo, a los Pistons

La familia Ball ya tiene a los tres hermanos en la NBA. LiAngelo estará a prueba en los Pistons mientras Lonzo y LaMelo ya son profesionales.

LiAngelo Ball

Los Ball están de enhorabuena. La mediática familia ya tiene a sus tres chicos en la NBA. A Lonzo, el primero que llegó, se han unido en este mercado LaMelo y LiAngelo. Será la segunda tercera saga que tenga a tres integrantes a la vez en la liga norteamericana, sumando a los Antetokounmpo (Thanasis, Giannis y Kostas) y a los Holiday (Jrue, Justin y Aaron).

El mayor, Lonzo, continuará la próxima temporada en los Pelicans después de haber comenzado su carrera en los Lakers allá por 2017. LaMelo es el otro que ya tenía el futuro asegurado al ser elegido en el Draft 2020 por los Hornets en el número 3 de la tabla, firmando días después de la apertura del mercado su tercer contrato profesional si tenemos en cuenta que ya estuvo en el Prienai lituano y en la NBL. 

La hora llega, en último lugar, para LiAngelo Ball. Después de hacer pruebas hace un tiempo con equipos como los Lakers o los Warriors, se quedó sin jugar un largo tiempo hasta que el afiliado de los Thunder en la G-League le ofreció a finales de 2019 un contrato de prueba para ver si podía aguantar el ritmo de los demás compañeros. La pandemia frenó un poco su progresión, pero causa una impresión lo suficientemente buena como para que su nombres haya vuelto a las agendas de la NBA y uno de sus equipos le haya dado una nueva oportunidad. Es Detroit Pistons, con el que ha firmado (según Shams Charania, de The Athletic) para la temporada 2020/21 un Exhibit 10, un acuerdo en el que sólo está garantizada una pequeña parte del salario (50.000 dólares) y que se suele utilizar para ofrecerlo en las pretemporadas y convertirlo posteriormente en uno garantizado si el jugador responde de manera positiva al reto. LiAngelo es el único de los tres hermanos Ball que no ha sido drafteado y el que menos pedigrí tiene, pero se encuentra ante la gran ocasión: abrir de una vez la puerta de la NBA y entrar para quedarse. Tiene 22 años, es el mediano y no ha llegado a debutar tampoco en la G-League, por lo que es un melón por abrir para el aficionado a la NBA.