OKLAHOMA CITY THUNDER

Oklahoma no para: adquiere a Al Horford por Danny Green

Los Thunder adquieren al pívot y dos rondas más del draft y mandan a Philadelphia al escolta, que llegó a OKC en el traspaso de Schroder a los Lakers.

Al Horford, ante Milwaukee Bucks.
Sarah Stier AFP

Oklahoma City Thunder es la gran animadora del mercado en la NBA hasta el momento. Sam Presti, mánager general de la franquicia, ya ha realizado tres movimientos de calado: el primero con los Lakers, el segundo con Phoenix y el tercero, fraguado este mismo miércoles a escasas horas de comenzar el draft, con Philadelphia.

Según avanza Adrian Wojnarowski (ESPN), OKC adquiere en la operación con los Sixers a Al Horford, dos rondas del draft (una primera protegida de 2025 y una segunda, la 34, para este 2020) y los derechos NBA de Vasilije Micic, base del Anadolu Efes, a cambio de Danny Green y Terrance Ferguson. El primero fue adquirido por los Thunder hace apenas unos días en la operación Schroder, que mandó al base alemán a Los Angeles Lakers.

Con este movimiento, Oklahoma ya acumula un total de 21 rondas de draft hasta 2026 tanto propias como de otras franquicias con las que ha hecho negocio los últimos años, cinco en la última semana y tres de ellas serán para este draft 2020: la 25 y la 28 de primera ronda y la 34 de segunda.

La operación Thunder-Sixers

Los Thunder reciben a Al Horford, una primera ronda del draft 2025 y una segunda de 2020 y los derechos NBA de Vasilije Micic.

Los Sixers reciben a Danny Green y Terrance Ferguson.

Al Horford, solo un año en los Sixers

Al Horford firmó en el verano de 2019 una contrato por 109 millones de dólares, 98 garantizados, en cuatro temporadas con los Sixers. Su aterrizaje era un gran punto a favor de Philadelphia: redondeaba el equipo con uno de los mejores ala-pívots de la competición tras su gran labor en Boston y se quitaba de encima a uno de los mejores defensores que había sufrido Joel Embiid en el pasado. Win-win… pero no.

El dominicano fue una sombra del de los Celtics. Promedió solo 11,9 puntos, su peor anotación desde 2009, y no caso en la pintura con Embiid. Los Sixers no dieron ese salto de calidad esperado con él y él no se estaba cómodo sobre una cancha que se veía reducida con la presencia tanto del camerunés como de Ben Simmons.