LIGA ENDESA | 10ª JORNADA

El Barça aplasta sin piedad al Movistar Estudiantes

El equipo azulgrana solo necesitó 8 minutos para decantar el partido ante los colegiales. Exhibición inicial desde el triple de los visitantes.

El Barça se llevó una fácil victoria del WiZink Center, la séptima de la temporada en la Liga Endesa, ante un frágil y desdibujado Movistar Estudiantes que duró en pista 8 minutos. Ese fue el tiempo que necesitaron los azulgrana para ponerse 10 arriba (10-20) y, sin mucha resistencia, volar sin freno en el marcador, aplastando a los colegiales segundo a segundo desde el triple y con una defensa asfixiante que desvistió las debilidades locales: poca circulación de balón, solo Avramovic pellizcó algo a los catalanes de partida y Brown y Roberson, de salida.

Fue una cruenta carnicería, una exhibición brutal de poder ofensivo ante un rival que solo había podido entrenar una vez esta semana por culpa de la COVID-19. La enfermedad dejó en cuarentena a Édgar Vicedo. Pero al margen del positivo, el Estu mostró una calamitosa imagen de arranque. No hubo ni resistencia ni concentración ni garra. La defensa, un desastre. Y para muestra, un botón, el Barça atrapó 9 rebotes ofensivos en el segundo cuarto, tres más que todos los conseguidos por los madrileños (6) en ese lapso. Y repartió 8 asistencias en el primer cuarto por 3 de su rival. Lo positivo, el debut de Rubén Domínguez con solo 17 años. El base-escolta, una de las grandes perlas de la cantera nacional, MVP del Europeo Sub-16 con la Selección en 2019, jugó sus primeros seis minutos en la Liga Endesa. Mucho futuro por delante.

Bombardeo desde el perímetro

Los catalanes se dieron un homenaje desde el perímetro en los primeros compases. Fue una tormenta perfecta: en diez minutos 5 de 8 con Mirotic (3 de 3) y Abrines (2 de 2) inmaculados. Al final, 11 de 25. El escolta mallorquín continúa marcándose una temporada sobresaliente desde el triple: 51% en ACB y 50% en Euroliga, con una racha de 11 de 14 en los tres últimos partidos. Nada mal. Y el resultado del partido, 14-25 al concluir el primer cuarto, 17-37 en el minuto 4 del segundo y 22-46 en el 7.

La granizada desde el triple paró unos instantes con el jaque mate sobre el tablero, pero no el frío dominio blaugrana. Pustovyi aprovechó su tiempo en cancha y realizó su mejor partido como culé: 18 puntos y 5 rebotes para 23 de valoración. Bolmaro dejó detalles y Sergio Martínez disfrutó de minutos. Jasikevicius pudo dar respiro a sus principales en un calendario cada vez más apretado y exigente: Mirotic solo disputó 16 minutos en su partido 200 en la Liga Endesa; Abrines, 17; Higgins, 15; Hanga, 12; Calathes, 11…

El Estu mejoró algo en la segunda parte (peor, la verdad, era imposible) y pudo maquillar el escenario. Ganó el tercer cuarto 25-24 y el último 26-20, con Brown de punta de lanza (13 tantos tras el descanso para 19 totales), poniéndose a 12 puntos (78-90) a 25 segundos del final después de un triple de Roberson (16, 4/9 de tres). Pero poco más. La batalla era del Barça, que adelanta en 36-37 a su rival en los enfrentamientos directos en el Palacio de los Deportes. Segundo sopapo para los ramireños tras el revolcón de hace una semana en Badalona. Burgos espera… y también un necesario cambio de actitud.