NBA

La NBA se gastó 180 millones en la burbuja... ¡Y salvó 1.500!

El mastodóntico operativo que tuvo que poner en marcha la liga estadounidense para poder acabar la temporada le ha salido muy rentable.

La NBA se gastó 180 millones en la burbuja... ¡Y salvó 1.500!
Joe Murphy NBAE via Getty Images

Cuando en el mes de marzo hubo que detener la competición y en las semanas posteriores parecía imposible acabar la temporada, desde la NBA se deslizaba la cifra de 2.000 millones de dólares en pérdidas si no se volvía a jugar. Suponía un cuarto de las ganancias anuales. Un auténtico desastre. A falta de hacerse oficial, una fuente con conocimiento sobre las cuentas de la liga ha filtrado que gracias a la burbuja la NBA ha salvado 1.500 millones de los 2.000 que iba a perder. Un éxito rotundo.

Cuando Adam Silver y su equipo se decidieron por Disney World para jugar lo que quedaba de temporada y empezaron a echar cuentas, la factura parecía una locura. Al final, poner en marcha la burbuja de Orlando les ha costado 180 millones. Por jugar al baloncesto durante tres meses. Una cifra a priori difícil de asumir, pero que la NBA miró a medio plazo. Y el tiempo les ha dado la razón. Ese gasto de 180 millones se ha convertido en ganancia. O al menos ha evitado las pérdidas esperadas y del todo inasumibles. Ni un pero pues a la burbuja en lo económico y tampoco en lo sanitario, la razón principal de haber estado recluidos en el complejo Disney de julio a octubre. Aunque no todo han sido buenas noticias.

Las audiencias televisivas han caído sensiblemente respecto a hace un año. Al menos esta vez la NBA tenía excusa. El cambio de fechas le ha perjudicado, igual que a otras competiciones que también han bajado: la MLB un 40%, los playoffs de la NHL un 38%, el US Open de tenis un 45%, el fútbol americano universitario un 30% y el US Open de golf un 42%. En cuanto a la NBA, sus eliminatorias por el título se han visto un 37% menos en televisión. La competencia no ha beneficiado a nadie y, para más inri, todos ellos se han enfrentado a escasos meses de las elecciones presidenciales, que cada vez copaban más el espectro televisivo.