SUPERCOPA ENDESA 2020

Hambre de título

Baskonia-Barça e Iberostar-Madrid, semifinales este sábado de la Supercopa en Tenerife. Arranca sin público una temporada incierta.

El trofeo de la Supercopa Endesa preside esta espectacular imagen en Tenerife con el Teide de fondo.
ACB PHOTO / Emilio Cobos

Algún directivo en privado se refería hace años a la Supercopa como el trofeo de la galleta. Era en el inicio del siglo, cuando la ACB rescató en 2004 el torneo después de 17 años sin disputarse. Desde entonces, se ha hecho un hueco en el calendario y también en el corazoncito de los aficionados. Una muy buena manera de alzar el telón cada curso. Ni es la Liga ni es la Copa, queda claro, pero hace tiempo que entra en la contabilidad. En la del Madrid de Laso, por ejemplo, que con las cinco Supercopas que ya ha levantado aspira a su vigésimo título en el arranque de su décima temporada en el banquillo blanco.

La consigna en Tenerife para los participantes podría ser algo así como “gana ahora, que a saber qué te depara el futuro”. La temporada se presenta tan incierta como el final de la pasada, con la maldita pandemia volteando el mundo. Hambre de baloncesto, hambre de títulos. Los cuatro equipos aspiran en mayor o menor medida a abrazar el éxito con un formato exprés de 26 horas (hoy, semifinales y mañana, final) en Tenerife, en el pabellón Santiago Martín de San Cristóbal de La Laguna, que finalmente no tendrá espectadores en la grada.

Comienza una ACB de gran nivel, con una Supercopa en la que son todos los que están pero no están todos los que son (Valencia, Unicaja, Zaragoza, Burgos, Andorra...). Un evento en el que la final clásica es posible, después de que Madrid y Barça no se vieran las caras ni en la Copa de Málaga en febrero ni tampoco en la burbuja de Valencia en junio, donde ambos salieron trasquilados. Los azulgrana tienen esta tarde (18:30, #Vamos) opción de revancha ante su verdugo liguero, el Baskonia de Vildoza, y han añadido la etiqueta de nuevo al proyecto, en el segundo año de Mirotic, con el cambio de Jasikevicius por Pesic y la contratación de Calathes, una estrella europea.

Fichajes

Las plantillas, eso sí, no están cerradas. Más suspense que otras veces por las estrecheces económicas derivadas del coronavirus. Al Barça, que tiene a Higgins y a Kuric de baja, podría llegar un pívot más adelante. El Madrid presenta las novedades de Abalde y Alocén y aguarda al mercado NBA para el desenlace del caso Campazzo mientras acumula escoltas y solo tiene un cinco puro, Tavares. El Baskonia campeón ha deshecho la incorporación de Carrington aunque presume de Giedraitis, Peters y Jekiri, también de canteranos (Raieste, Kurucs…).

Entretanto, el anfitrión, el Iberostar Tenerife, que sí parecía disponer de un bloque cerrado a la espera de la recuperación de Yusta (ligamento cruzado de la rodilla), acaba de perder por otra lesión grave a Dejan Todorovic. Se queda corto en el perímetro y sin una afición que le empuje esta noche ante los blancos (21:30, #Vamos); pero cuenta con el dúo dinámico, Huertas-Shermadini, las caras nuevas de Fitipaldo y Cavanaugh y el reencuentro de Doornekamp con Vidorreta. El baloncesto ACB vuelve a escena dos meses y medio después. Se echaba de menos.