NBA | SUNS 128 - 102 MAVERICKS

Los Suns de Ricky sellan el 8-0 pero se quedan sin playoffs

Los de Monty Williams sumaron su octava victoria en 8 partidos en la burbuja pero necesitaban que los Blazers no ganaran a los Nets. Finalmente, no hubo milagro para ellos.

8 de 8. Los Suns cumplieron con su parte del trato y cerraron su andadura en la fase regular con una brillante y apabullante victoria ante unos Dallas Mavericks que jugaron el encuentro con el piloto automático activado y con la mente puesta en los playoffs que arrancan el próximo lunes. Con su habitual dinamismo ofensivo y la solidez defensiva construida en base a una agresividad e intensidad fuera de lo común en el pasado reciente de la franquicia, los de Williams construyeron un triunfo que ya tenía cimientos muy sólidos desde el final del primer cuarto. Pero que finalmente no vale un billete para el play in: los Blazers no fallaron y serán los de Oregón los que se midan a los Grizzlies en la lucha por el último billete para los playoffs del Oeste. No hubo milagro final para los Suns.

Los de Arizona acabaron ese primer cuarto con Devin Booker volviendo a sobresalir en su afán constante por buscar el aro. El base de Michigan acabó los primeros 12 minutos, con un 71,4% en acierto de tiros de campo y 5 de 7 en sus intentos del exterior. Unas cifras que marcaron una tendencia en los Suns, en los que también sobresalieron en el primer cuarto los jugadores que salieron de refresco como Saric o Payne. Los de Williams acabaron con porcentajes muy elevados los primeros 12 minutos. En tiros de campo, por encima del 60%, mientras que desde el perímetro superaron con solvencia el 55%.

Estos números fueron difíciles de seguir por unos Mavs, pensando en la eliminatoria de los Clippers y tratando de reservar al máximo número de primeros espadas. Porzingis ni siquiera se vistió y a Doncic, Carlisle le dio apenas 13 minutos, en los que pese a todo terminó siendo el máximo anotador de su equipo junto con Marjanovic, el pívot serbio fue el único capaz de acabar el partido con un doble-doble, tras firmar la friolera de 20 rebotes. Esta realidad, habla de la escasez de alternativas en la dirección de juego que tienen los de Dallas en su roster, o más bien la cantidad de años luz que hay en el nivel entre el titular y el suplente. También tuvieron un peso testimonial figuras claves en el esquema de los Mavericks como son Kleber o Finney-Smith, con apenas 10 minutos en cancha. Su partido era otro. Los Clippers ya estaban en el horizonte.

Esa tendencia de acierto casi constante en el tiro para los de Arizona no cambió en el segundo cuarto. Ambos equipos trataban de imprimir velocidad y dinamismo a sus ataques pero la confianza de ganar 7 partidos consecutivos también hace mella positivamente en la mente del jugador de los Suns, que llegaron con la friolera de 76 puntos en su cuenta al descanso. 19 puntos de ventaja. Apenas restaba cumplir con el trámite del segundo tiempo y esperar.

En el tercer cuarto, el parcial fue de nuevo para unos Suns que se desataron desde el perímetro. Pero el intento de festival ofensivo, en esta ocasión no tuvo su recompensa. De un notable 8 de 14 en los dos primeros cuartos, los de Williams bajaron a un 44% de acierto, anotando únicamente 3 de los 11 triples lanzados en el transcurso del tercer cuarto. Pese a ello, los Mavs perdieron al único jugador que tenía esa sarna y esa ambición de querer incomodar a los de Arizona. Doncic, al banquillo y no volvería a jugar. En los Suns, aparecieron de nuevo los jugadores de segunda línea, Johnson, Payne o Saric adquirían con el paso de los minutos mayor peso ofensivo. Los tres acabaron con dobles dígitos en su cuenta al final del partido.

En el tercer parcial, también se asomó un gris Ricky Rubio en los primeros dos cuartos. En el primer tiempo, el base de El Masnou se quedó en un irrosorio y triste punto que anotó desde la línea de personal. En el tercero, ganó peso ofensivo, anotó 6 puntos, a la par que un atrevimiento exterior que no había tenido en el arranque del duelo. Sus números anotadores, más que deficientes hasta la segunda parte, fueron compensados nuevamente por una notable. El internacional español acabó firmando 12 asistencias, más que nadie en todo el partido.

Con 25 puntos de ventaja al final del tercer cuarto, llegaba el momento de las rotaciones y de los descansos en el último parcial, el cual también se llevaron los Suns completando el pleno. Booker, Rubio y Ayton vieron los 12 últimos minutos desde el banquillo, ya sin estar pendientes del resultado de los Grizzlies que ya ganaba con solvencia a los Bucks. Entre los Okobo, Diallo y Jerome en los Suns y los Reaves, Cleveland o Jackson en los Mavs sobresalió el malí de los de Arizona, que con apenas 5 minutos en cancha terminó el duelo con más puntos que minutos jugados.

Este triunfo puede ser uno de los más agridulces de la historia de la franquicia de Arizona. Los de Williams completaron dos plenos. El 8 de 8 en la burbuja y el 3 de 3 ante los de Carlisle, que han sido incapaces de ganarles en toda la temporada. Pero guarismos aparte, los Suns se marcharán de la burbuja habiendo ganado todo... y quedándose fuera de playoffs. Desde el arranque de su andadura en Florida, los jugadores eran plenamente conscientes del proyecto utópico que tenían sobre la mesa, pero pese a ello se evadieron de realidades clasificatorias y afrontaron cada partido. El resultado, un pleno de victorias.

Pero sus 34 victorias y 39 derrotas no les valen para estar en el play in porque los Blazers ganaron, sufriendo muchísimo, a los Nets. El paseo triunfal de los Suns por Orlando no les ha servido para estar en playoffs por primera vez desde 2010. Los que ya no quedaron pendientes ni de resultados fueron los Spurs, que con los triunfos de Grizzlies y Suns quedan fuera de los playoffs 23 temporadas después. El fin de una era.