NBA

Los jugadores de la NBA, bajo lupa por saltarse los protocolos

La NBA ha puesto a disposición de los 22 equipos una línea telefónica en la que podrán denunciar de forma anónima a aquellos que no cumplan con los protocolos de la burbuja.

Los jugadores de la NBA, bajo lupa por saltarse los protocolos
EZRA SHAW AFP

Después del terremoto generado en las últimas horas por las noticias que llegaban desde Orlando de que algunos jugadores, como Bruno Caboclo o Richaun Holmes, estaban haciendo caso omiso a algunos de los protocolos establecidos por la NBA, la organización ya se ha encargado de tomar las medidas pertinentes.

La NBA ha puesto a disposición de los jugadores, miembros de cuerpos técnicos y directivas de los 22 equipos presentes en la burbuja una línea telefónica en la que podrán denunciar de forma anónima a los jugadores o miembros de equipos rivales por saltarse algunos de los protocolos de prevención de contagio del coronavirus, como pueden ser el no cumplir con las distancias de seguridad pertinentes o el no utilizar la mascarilla en todas las instalaciones.

Tal es el nivel de incumplimiento, que en una información adelantada por Shams Charania de The Athletic, algunos jugadores ya han recibido advertencias por parte de la organización, después de haber sido vistos incumpliendo ciertas medidas de seguridad que podrían poner en entredicho el desarrollo de la competición, cuyo reinicio está previsto para finales del mes de julio.

No todos los jugadores se han desplazado de forma homogénea con sus equipos, y es que tenían libertad para hacerlo dentro de unos plazos. Uno de los casos más sonados ha sido el de Russell Westbrook, base de los Rockets, que retrasó su llegada a Orlando y que el pasado lunes notificó a través de sus redes sociales que había dado positivo por coronavirus, teniendo que aplazar su viaje.

El pasado lunes, la NBA notificaba que 2 de los 322 jugadores que se habían desplazado al campus también habían dado positivo, lo que les obligaba a abandonar las instalaciones y a someterse a un nuevo período de aislamiento en sus viviendas.

De forma paralela, la máxima competición del baloncesto estadounidense notificaba que 19 de los jugadores, entre los que se encuentran Westbrook o Harrison Barnes, que no se habían desplazado a Orlando habían dado positivo y que tendrían que someterse a los pertinentes procedimientos establecidos por la competición para poder integrarse con sus compañeros.