NBA

Los Bad Boys, Ewing, Barkley... los 5 grandes rivales de Michael Jordan

Jordan no tuvo un único rival al estilo de los duelos Russell-Chamberlain o Bird-Magic Johnson. Pero sí hubo equipos y jugadores obsesionados con derrotarlo.

Los Bad Boys, Ewing, Barkley... los 5 grandes rivales de Michael Jordan
Andrew D. Bernstein Getty Images

Michael Jordan no tuvo un gran enemigo individual, una némesis eterna con la que marcara una rivalidad de época como las que tuvieron Bill Russell y Wilt Chamberlain o Magic Johnson y Larry Bird. Llegó a una NBA que precisamente esos dos, Magic y Bird, estaban llevando a cotas de atención nunca vistas, y lo cambió todo para siempre. Sus primeros anillos se forjaron en una etapa que se extinguía (de hecho en sus primeras Finales se midió a los propios Lakers) y los últimos los ganó en un campeonato ya muy transformado: por seguimiento, por jerarquías, por estilo de juego...

Así que NBC se ha preguntado por los principales rivales de Michael Jordan en su ilustre carrera y ha decidido que fueron estos cinco:

1. Thomas y los Bad Boys de Detroit

Después de los dos últimos anillos de los Lakers del Showtime (1987 y 1988) y antes del Lakers-Bulls de 1991, los Bad Boys de Detroit llevaron a la NBA de los dorados años 80 a los industriosos años 90. Aquel equipo terrorífico en todos los sentidos (Isiah Thomas -natural de Chicago, precisamente-, Joe Dumars, Mark Aguirre, Dennis Rodman, Rick MaHorn, Bill Laimbeer....) fue la mili de Jordan, que tuvo que mejorar su físico para adaptarse a la agresividad de ese rival, que forjó un plan defensivo (las llamadas Jordan Rules) para minimizar el potencial anotador del 23. Y de los propios Bulls, que fueron ajustando su plantilla para asumir el reto de fajarse en playoffs con los de la MoTown, que no hacían prisioneros.

El asunto fue, además de deportivo, personal. Jordan e Isiah Thomas, la gran estrella de los Pistons (aunque Joe Dumars era el encargado de defenderle en primera instancia y en lo que era en realidad un ejercicio muy colectivo), no tenían precisamente una buena relación. Cuando el de los Bulls debutó como all star en 1985, siendo todavía rookie, se corrió la voz de que Isiah lideró una campaña en el equipo del Este para no pasarle la bola (Jordan lanzó 9 veces a canasta). En 1992, la ausencia de Isiah en el célebre Dream Team tuvo mucho que ver, siempre se dijo, con sus roces con Jordan y los que acabó teniendo con Magic Johnson, que había sido íntimo amigo suyo.

En pista, los Pistons eliminaron a los Bulls en tres playoffs seguidos: 1988, 1989 y 1990. En 1991 los de Chicago por fin se impusieron en esa rivalidad regional (4-0) y llegaron a las Finales. El vuelco había sido progresivo: de perder 4-1 a perder 4-2 a un ajustadísimo 4-3... y la victoria por 4-0. En 1988 Jordan todavía no tenía un gran equipo precisamente a su alrededor. En 1989 los Pistons ganaron tres partidos seguidos y la serie, ya con problemas, gracias a las citadas Jordan Rules: doble marcaje muy rápido, faltas duras si Jordan iniciaba la penetración y colapso en la zona para molerlo a palos si llegaba a ella. En 1990, ya con Phil Jackson y el boceto del equipo del primer threepeat, la serie fue a siete partidos. Es fácil asegurar, sin equivocarse, que aquellos feos pero legendarios Pistons ayudaron a cincelar la versión más dura de Michael Jordan.

2. Los Knicks de Patrick Ewing y John Starks

Jordan fue número 3 del draft de 1984 y Patrick Ewing, 1 en 1985. De Chicago a Nueva York, en el Este regresaron sus tremendos duelos universitarios. En 1982 Jordan anotó la canasta ganadora en la final del March Madness en la que su North Carolina (liderada por James Worthy) se impuso a la Georgetown del amenazador Ewing.

Después, en la NBA, se vieron las caras en los playoffs de 1989, 1991, 1992, 1993 y 1996. El único triunfo de los neoyorquinos fue en 1994, cuando los Bulls jugaron sin Jordan tras la primera retirada del escolta, que ya estaba otra vez en pista en las eliminatorias de 1995, cuando los de Phil Jackson no pudieron con los Magic de Shaquille O'Neal. Los Bulls eliminaron las otras cinco veces a los Knicks, cuatro veces en recorridos que acabaron en anillo.

Los Knicks, como antes los Pistons, eran muy duros con Jordan, con John Starks como primer defensor y Ewing y Charles Oakley (antiguo escudero del 23 en Chicago) en la zona. Eran series duras, muy exigentes en lo físico. En 1992, los Knicks llegaron al séptimo partido, algo que en los seis anillos de Jordan solo lograron en una eliminatoria ellos y los Pacers de 1998.

3. Charles Barkley

Otro gigante histórico que se quedó sin anillo porque no pudo superar a Jordan en playoffs. Charles Barkley, el Gordo, fue número 5 en el draft de Jordan (que fue 3 con un compañero de North Carolina en el 4: Sam Perkins). Después fueron amigos y compartieron partidas de golf y confesiones en el Dream Team de Barcelona 92. Pero en pista, Jordan ganó casi todas las batallas colectivas aunque Barkley jugó partidazos contra él. Casi siempre, para nada.

Con los Sixers, perdió contra 4-1 contra los Bulls en dos segundas rondas, 1990 y 1991. En la primera había promediado 23,8 puntos y 17 rebotes. En el verano de 1992 fue traspasado a los Suns. Allí fue MVP, ganó 62 partidos y se quedó cerca de ser campeón... pero perdió las Finales contra Jordan (2-4). Él promedió 27 puntos y 13 rebotes... pero Jordan se fue a 41 puntos de media. Game over.

4. John Stockton y Karl Malone

Y otra vez: un equipazo que se quedó sin anillo, como sus referentes, John Stockton y un Karl Malone que lo buscó a la desesperada con los Lakers en 2004, donde perdió su tercera Final antes de retirarse sin el premio gordo. Los Jazz fueron el único rival que repitió en Finales contra los Bulls, en 1997 y 1998. Pero no pudieron con ellos ni en esa última temporada, sobre la que gira el documental The Last Dance, en la que los conflictos internos devoraban al equipo que acabó sacando el sexto anillo en ocho años.

Los Jazz fallaron sobre todo en 1998, cuando lo tuvieron todo a favor para forzar el séptimo partido, en su pista y contra un Jordan agotado y un Pippen que jugó el sexto muy mermado por problemas de espalda. Pero ya se sabe: Jordan anotó en penetración, robó la bola y logró ante Bryon Russell después una de su canastas más icónicas para forzar un vuelco increíble en el último minuto. Después Stockton no anotó y Jordan ganó su sexto anillo antes de dejar definitivamente los Bulls y temporalmente la NBA (volvió después con los Wizards). Aquellos Jazz de Jerry Sloan eran un equipo disciplinado y durísimo, liderado por dos históricos como Stockton y Malone, que perfeccionaron un pick and roll imparable... hasta que asomaba Jordan.

5. Clyde Drexler

Clyde Drexler es otro grande histórico. Uno de los cinco mejores escoltas de la historia, seguramente por detrás de Dwyane Wade, Jerry West, Kobe Bryant y, claro, Michael Jordan. Jugó en el Dream Team, fue diez veces all star, esetá en el Hall o Fame y acabó siendo campeón, tras sus eternos intentos en los Trail Blazers, con los Rockets de Olajuwon en 1995. Un cuento de hadas: los Blazers le dejaron irse a buscar la gloria como premio a su maravillosa trayectoria en Oregón y Drexler se reunión con Hakeem, su compañero de Universidad precisamente allí en Houston para ser campeón. Lo que no lograron Barkley, Malone, Ewing...

Antes, con los Blazers, perdió las Finales de 1990 y 1992, la segunda (4-2) contra un Jordan que le superó claramente en el duelo personal. Sus destinos estaban, además, unidos por el fatídico draft de 1984 para los Blazers, que eligieron con el 2 a Sam Bowie por delante de Jordan en gran parte porque ya tenían un (y lo era) excepcional escolta: Drexler era buenísimo, un jugador de leyenda. Pero no era Michael Jordan.