PREMIOS NBA

Kendrick Nunn: "¿El Rookie del Año para Morant? Yo no lo creo"

El jugador de los Heat ha sido uno de los novatos más destacados de este curso y reclama para sí un premio que casi por unanimidad la gente le concede a Ja Morant.

Kendrick Nunn durante el Rising Stars Game de la NBA
Quinn Harris USA TODAY Sports

El debate sobre los premios de la NBA es más irrisorio que nunca si tenemos en cuenta la situación que vive la competición norteamericana. Pero eso no impide que, de cuando en cuando, ciertos jugadores vuelvan a la tradición más inherente de la Liga, esa que habla de distinciones colecttivas e individuales y de condicionales que aportan poca realidad pero mucho debate, y den su opinión sobre un tema concreto, ya sea externo o que es afecte directamente.

Es el caso de Kendrick Nunn, escolta de los Miami Heat. El jugador, no drafteado, ha sido una de las revelaciones del curso dentro de un equipo revelación, ese que dirigido por Pat Riley en los despachos y Erik Spoelstra en los banquillos ha conseguido remar hasta llegar, de manera tan inopinada como merecida, a la cuarta posición de la Conferencia Este en dura pugna con el tercer puesto de Boston Celtics. Nunn llegó al equipo el pasado verano buscando una oportunidad única que ha aprovechado a la perfección, siendo un pilar en la franquicia de Florida y promediando 15,6 puntos en 62 partidos, todos ellos de titular, algo con sentido para él. "Cuando estábamos haciendo las rotaciones a inicios de temporada y resolviendo todas las piezas, el impacto ofensivo que tuve me hizo saltar a la titularidad. Mi habilidad para anotar estaba ahí y saltar de inicio tenía sentido", argumenta.

Sin embargo, esto no ha sido lo único que el base ha dicho en declaraciones recogidas por Real GM. También se ha comparado con Ja Morant, su compañero de generación y principal favorito a hacerse con el premio al Rookie del Año. Algo con lo que no está del todo de acuerdo: "Mucha gente piensa que el trofeo tiene que ser para él, pero yo no estoy de acuerdo. El mayor valor debería estar en las victorias, ya que los dos somos titulares en nuestros equipos. Los Heat estamos en playoffs, por lo que el premio tiene que ser para mí".

Eso sí, Nunn obvia los números, que reconoce que no ha mirado y son superiores a Morant, que ha promediado 17,4 puntos y 6,9 asistencias en su primera temporada en la NBA. Números superiores a los del jugador de los Heat y a los de cualquier otro rookie de la temporada si obviamos a un Zion Williamson (23,6+6,8) que regresó a las pistas el pasado mes de enero, con dos tercios de la competición ya terminados y a menos de un mes del parón del All Star. Y, aunque es cierto que los Grizzlies no tenían asegurados los playoffs, estaban defendiendo con uñas y dientes un octavo puesto del Oeste ante Pelicans, Spurs o Blazers y contaban con tres victorias de ventaja a algo menos de veinte encuentros para la conclusión de la temporada.

Desde luego, Morant tiene argumentos de sobra para hacerse con un premio que el año pasado conquistó Luka Doncic y el anterior, Ben Simmons, dos jugadores que hoy pertenecen a la élite de la Liga. Y para muchos, el único que podría hacerle sombra es el propio Zion a pesar de los pocos partidos disputados. Algo que no ensombrece la temporada de un Nunn que reclama para sí el Rookie del Año de forma legítima, aunque quizá con otros jugadores mejor posicionados para conseguirlo. Un capítulo más dentro de un debate irrisorio pero constante y que parece multiplicarse en los últimos tiempos en lo que se refiere a este trofeo en particular. Cosas que pasan.